Presidenta: Solveig Nordström

Asociación sin ánimo de lucro. Inscrita en la Federación Espírita Española.

"Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien y mis ojos estarán observando para descubrir a los solitarios, escondidos en los pliegues de su manto de amargura" (Rabindranath Tagore)

Política de Privacidad

(El uso de esta web implica la aceptación de esta política de privacidad)

HISTORIA DEL CENTRO


Como comenzó el Centro Espírita Ana Franco

por Solveig Nordstrom


Gunnar, mi marido y compañero de trabajo había desencarnado de una manera muy dramática. En esta situación encontré el Espiritismo. El Espíritu de Gunnar me visitó, diciendo: -“Yo te llevaré a un maestro que te ayudará“.


Primero busqué refugio en el Centro Espirita de Valencia, donde su presidenta Santi Noguero me recibió como una madre. Un dia ví en una revista el nombre de Divaldo Pereira Franco y le pregunté: –“Quien es?” –“Es un gran médium brasileño, que suele hablar en los congresos.” –



Centro Espírita Ana Franco (C)

El siguiente congreso se celebró en Madrid, en 1992 .Y allí estaba yo sentada, cuando subió un hombre a la tribuna y comenzó a hablar. De repente. toda la sala comenzó a dar vueltas. No veía, no oía más que a él. Era Divaldo Pereira Franco. Entendí que cada palabra que decía este hombre estaba inspirada por Dios. Habló de su madre, Ana Franco, de una manera que yo pensé que si alguna vez pudiera crear un centro Espírita lo llamaría “Centro Espírita Ana Franco”.



Ana Franco
En esa ocasión no me atreví a hablar con él. Pero vino en mi ayuda un episodio muy lindo. En la despedida subió una bella mujer al podio, cantando un himno a María. Me parecía que nunca había oído nada tan bonito. Me acerqué a la cantante para agradecerla y nos hicimos amigas.


Terminó el congreso, pero después de una temporada recibi una carta de María Aparecida Bergman. Así se llamaba el cantante que era presidenta de los Espiritas de Suecia. La carta anunciaba la visita de Divaldo en Estocolmo y me invitaba a mi también. De manera que fui a Suecia.


Fue en mayo y toda la naturaleza estaba de fiesta, con lilas, muguetes , anémonas y pensamientos, también llamados “Amor perfecto”.


Divaldo estaba de pie en el centro de una sala leyendo un pasaje de la Biblia en portugués. Entre el público había muchos que no entendieron nada y preguntaron: –¿“Hay alguien que sabe traducir”?


Pero nadie contestó, entonces Divaldo clavó sus ojos en mi, diciendo . “Vocé ajuda” y yo le dije: – “No, no sé el portugués “ y el me replicó –“Sí, sabes. Y verdad, que así fue. En ese instante yo supe el portugués. El mundo Espiritual me había despertado.


Al dia siguiente Divaldo habló en una sala grande con mucha gente, con Sol y Therese Falk de intérpretes. Desde entonces yo le he acompañado en todas sus conferencias durante diez años en países nórdicos, sirviéndole de interprete. Soy humildemente consciente de que mi aparición ante el público no ha sido siempre perfecta –Cidinha ha tenido que corregirme– pero me he sentido útil y esto me llena de satisfacción y agradecimiento.


Años más tarde un pequeño problema auditivo me impidió actuar de intérprete. Pero ahora traduzco libros Espíritas, de Allan Kardec, de Chico Xavier y de Divaldo mismo. Divaldo me consuela, diciendo que los libros llegan a mucha gente, mientras que un conferenciante con su intérprete sólo llega a su auditorio.


María Aparecida Bergman ha escrito un bello libro que se llama “Geeak Suecia e seus dez anos com Divaldo Pereira Franco". Cuenta que cuando él era muy joven, escuchó una voz que le dijo: -“Vas a encontrar a una mujer que te ayudará a traducir y publicar las obras de Allan Kardec en sueco”. Al parecer esa mujer soy yo.


De estos diez años en Suecia se podría escribir mucho. Comenzaron dos parejas sueco-brasileños, Olof y Maria Aparecida Bergman, y Nils e Ilda Cursi Hanson. Pero eso ya es otra historia. 



El Centro Espírita “Ana Franco” fue inaugurado en su local actual después del Congreso Nacional de 1999 por Divaldo Pereira Franco, en presencia de Nilson de Souza Pereira, Raúl Teijeira, Salvador Martín y
Blas González, presidente en esos momentos del grupo espírita de Igualada.


Han pasado los años y hemos tenido la bendición de llevar a término ese deseo (proyecto). Para poder ponerle este nombre hemos tenido que pasar muchas vicisitudes; incluso hemos tenido que solicitar a Divaldo una autorización escrita, otorgada por un Juez de Paz de Brasil, en la cual ÉL nos AUTORIZABA a poner el nombre de su madre a nuestro centro, sueño que vimos cumplido en el año 2012.

Tras presentar los estatutos a la Federación Espírita Española desde 2014 ya somos considerados Centro de Número.


Nuestro lema es una cita de Rabindranath Tagore "Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien”. Queremos ofrecer consuelo a los que sufren, orientación a los que se han perdido. Todo esto en la luz de las enseñanzas de Allan Kardec basadas en El Evangelio de Jesús.

El Centro Espírita Ana Franco ha colaborado en su andadura con diferentes instituciones nacionales e internacionales:

  • Mansão do Caminho, Bahia Brasil.
  • Institucão Amélia Rodrigues, Santo André, Brasil.
  • Alcohólicos Anónimos, Grupo de Benidorm.
  • ALANON, Grupo Ayuda a Familiares de Alcohólicos de Benidorm.
  • Escuela del Sol, Finestrat.
  • Fundación Familias Unidas, Valencia.
  • Swedenborgs Fredssällskap, Suecia. 
 
Durante éste último año se han realizado traducciones al español de los libros de poesías de Tagore psicografiados por Divaldo titulados “Estesia” y “Passaros livres”.



Todos los domingos  se realiza una reunión para la lectura de “El libro de los Espíritus” a la que asisten también por medio de internet personas con dificultad para trasladarse y de otras ciudades. (Ver sección ACTIVIDADES)






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...