Presidenta: Solveig Nordström

Asociación sin ánimo de lucro. Inscrita en la Federación Espírita Española.

"Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien y mis ojos estarán observando para descubrir a los solitarios, escondidos en los pliegues de su manto de amargura" (Rabindranath Tagore)

Política de Privacidad

(El uso de esta web implica la aceptación de esta política de privacidad)

5 de octubre de 2019

PHILOMENO DE MIRANDA




Pioneros del Espiritismo

Más conocido como Filomeno de Miranda, fue durante muchos años colaborador destacado del Movimiento Espírita de Bahía, culminando con su elección para la Presidencia de la Unión Espírita Baiana, sustituyendo a Jose Petitinga, cuando éste retornó al Plano Espiritual, el 25 de mayo de 1939, en Salvador.


Manuel Filomeno de Baptista de Miranda nació el 14 de noviembre de 1876, en Jangada, municipio del Conde en Estado de Bahía. Sus padres fueron Manoel Baptista de Miranda y Doña Umbelina María de Concepción.


Se diplomó en la Escuela Municipal de Bahía, hoy Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Federal de Bahía, culminó su grado académico en el año 1910, como Bachiller en Comercio y Hacienda. Ejerció su profesión con mucha rectitud, siendo un ejemplo de eficacia en el campo profesional. 



Ayudaba siempre a todo el que lo solicitaba, aunque no pudiesen retribuir sus servicios. Fue tan grande en su conducta como en su modestia. Debilitado por una enfermedad pertinaz, en 1914, habiendo consultado a diversos médicos sin resultado positivo, fue curado por el médium Saturnino Favila, en la ciudad de Alagoiñas, con pases y agua fluidificada, complementando la cura con algunos remedios de Plantas Medicinales.


En esa época, en un viaje hacia Salvador, conoció a José Petitinga, que le invitó a frecuentar la Unión Espírita Baiana. A partir de entonces Filomeno de Miranda se interesó por el estudio y práctica del Espiritismo, convirtiéndose en uno de los más firmes adeptos de sus enseñanzas. Fiel discípulo de Petitinga, fue un auténtico embajador del Movimiento Espírita de Bahía, con capacidad para resolver todos los asuntos pertinentes de los Centros Espíritas.


Al servicio de la Causa, visitaba periódicamente las Sociedades Espíritas, de la Capital y del Interior, procurando soluciones para cualquier dificultad. Delicado, educado y sobre todo decidido en el trabajo, no daba tregua a los ataques sin sentido, cometidos por religiosos y científicos que trataban de destruir el trabajo de los Espíritas.


Aunque modesto, no podía impedir que sus actividades sobresaliesen en los diversos frentes de trabajo que emprendió a favor de la Doctrina. En la literatura escribió “Reseña del Espiritismo en Bahía” y “Extractos que justifican el Espiritismo”, que publicó omitiendo su nombre. Como respuesta al Padre Humberto Rohden, publicó un opúsculo titulado “Porqué soy Espírita”.


Se dedicó con mucho tesón a las reuniones mediúmnicas, especialmente a las relacionadas con la desobsesión. Hallaba indispensable que las instituciones Espíritas se preparasen convenientemente para el intercambio espiritual, siendo adecuado que los trabajadores de las actividades desobsesivas se concentrasen al máximo, en la oración, en la vigilancia y en el trabajo superior para el bien. Remarcaba la importancia del trabajo de la caridad, para precaverse de sufrir ataques de las Entidades que se sienten frustradas en los planos nefastos de persecuciones. Es el caso de muchos Centros Espíritas que, por falta de preparación, se omiten los trabajos mediúmnicos.



Es importante conocer cómo fue la relación del médium Divaldo Pereira Franco con ese amoroso Benefactor. Es el propio Divaldo que lo describe: 




“En uno de los viajes a Pedro Leopoldo, en el año 1950, Chico Javier psicografió para mí un mensaje dictado por el Espírito José Petitinga, y al encuentro siguiente otro dictado por el Espíritu Manuel Filomeno de Miranda. “Yo era muy joven y, como es comprensible, quedé muy impactado. Guardé los mensajes, impregnándome con su inspiración, manteniendo mi confianza en Dios.


“En el año de 1970, en el mes de enero, se me apareció el Espíritu Manuel Filomeno de Miranda, diciendo que, en la Tierra, había trabajado en la Unión Espírita Baiana, actual Federación, habiendo ejercido varios cargos, dedicándose especialmente a la tarea del estudio de la mediumnidad y de la desobsesión.


“Cuando llegó al Mundo Espiritual estudió con más profundidad las enajenaciones mentales por obsesión y las técnicas correspondientes de la desobsesión.


“Su trabajo en el mundo material era la realización de escrituras mercantiles, por tanto, con conocimiento sobre un área de información de naturaleza general sobre el comercio.


“Habiendo convivido por largo tiempo con Petitinga, que fue un famoso literato, un gran latinista, amigo íntimo de Carneiro Ribeiro –que también destacó por la répica y tréplica con Ruy Barbosa- él, Miranda, hubiera desarrollado con destreza los conocimientos lingüísticos que llevaba de la Tierra, con vistas a una programación de actividades en el futuro para la Doctrina Espírita, relacionadas con la mediumnidad.


“Invitado por Joanna de Angelis”, para transferir su contribución acerca de la mediumnidad, de la obsesión y desobsesión, estuvo casi treinta años realizando estudios e investigaciones y elaborando un trabajo que más tarde se materializaría en varios libros.


“Entonces, la primera vez que se me apareció, dijo que le gustaría escribir por intermedio de mi.


“Me trasladó a una reunión en el Mundo Espiritual, donde reside, y allí me mostró como se realizaban las experiencias de prolongación de la vida física a través de transfusión de energía sobre el periespíritu.



 


“Después de una convivencia de más de un mes, apareciéndose diariamente para facilitar el intercambio psíquico entre los dos, comenzó a escribir En los bastidores de la obsesión, que son relatos en torno a la vida espiritual, de las técnicas desobsesivas y de desobsesión.


A partir de entonces recibí varios libros sobre el problema obsesivo, clasificado por Filomeno de Miranda como “Tormentosa Ignomínia Social”. En sus libros, caracterizados y leídos como “romances”, se puede encontrar un examen detallado sobre lo que significa una mediumnidad atormentada y sobre las patologías obsesivas, con un profundo sentido didáctico que permite al lector una comprensión mayor de la narrativa central.


Además de En los bastidores de la Obsesión, dictó al médium Divaldo Pereira Franco las siguientes obras: Cadenas Rotas, En las Fronteras de la Locura, Locura y Obsesión, Senderos de Liberación, Tramas del Destino, Temas de la Vida y de la Muerte, Sexo y Obsesión, Tormentos de la Obsesión y Entre dos Mundos. Filomeno de Miranda fue amigo de Leopoldo Machado, patrocinando grandes conferencias de ese inolvidable trabajador, que dejó un rastro de luz a su paso por la Tierra.


Ejerció en la Unión Espírita Baiana, hoy Federación Espírita del Estado de Bahía, los cargos de 2º secretario, de 1921 a 1922, y de 1º secretario, de 1922 a 1939, junto con José Petitinga y una pleyade de grandes trabajadores. En 1939 sustituyó a Petitinga, pues contaba con más de veinticuatro años consecutivos de servicio activo en la Federación, trabajando en la administración, en la asistencia espiritual como gran adoctrinador, en los servicios de la caridad, cuidando siempre con todas sus energías, por mantener el buen nombre de la Doctrina.



Aunque padecía del corazón, subía las escaleras para no faltar a las sesiones, sonriendo y siempre animado, sin importarle morir en el intento.




Sentía una inmensa alegría en ofrecer su vida al servicio de Cristo. Sobre sus últimas palabras, en la antevíspera de su desencarne, ocurrido el 14 de julio de 1942, escribe A.M. Cardoso y Silva: “¡Ahora sí! No voy a la sesión porque no puedo más. Estoy satisfecho porque cumplí con mi deber. Hice todo lo que pude… lo que me fue posible. Hágase cargo de los trabajos tal y como dispuse”.




Querido por cuantos le conocieron, ya que quien entraba en contacto con él no podía de dejar de quererle, demostró firmeza y la tranquilidad de los justos, proclamando y testimoniando la grandeza inmortal de la Doctrina Espírita.

Jornal Espírita Nº 295. Junio-2008
Investigación realizada por Emanuel Almeida. Traducción José Alonso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...