actividades on line

actividades on line
Click en imagen para ACTIVIDADES ON LINE

26 mayo 2021

EVIDENCIAS DEL ALMA

 Si los mundos celestes se nos apareciesen de pronto sin velos, en toda su gloria, quedaríamos deslumbrados, ciegos. Pero no, nuestros sentidos exteriores han sido medidos y limitados. Aumentan en claridad y fineza a medida que el Ser se eleva en la escala de las existencias y de los perfeccionamientos. Lo mismo sucede con el conocimiento, en la posesión de las leyes morales; el Universo se descubre a nuestra vista a medida que la capacidad en comprender sus leyes se desarrolla y amplifica en nosotros.


¡Lenta es la incubación de las almas bajo la luz divina!

 León Denis "El Gran Enigma"

 


El estudio del Universo nos lleva al estudio del alma, a la indagación del principio que nos anima y dirige nuestros actos.

 

Lo hemos dicho ya, la inteligencia no puede proceder de la materia. La fisiología nos enseña que las diferentes partes del cuerpo humano se renuevan en un espacio de tiempo que no excede de treinta días. Por la acción de dos grandes corrientes vitales, un perpetuo cambio de moléculas se produce en nosotros. Las que desaparecen del organismo son reemplazadas una por una por otras que provienen de la alimentación. Desde las sustancias blandas del cerebro, hasta las partes más duras de la armazón óseo, todo, en nuestro ser físico, está sometido a continuos cambios. Nuestro cuerpo se disuelve y se reforma multitud de veces durante la vida.

 

Sin embargo, a pesar de estas transformaciones constantes, y en medio de las modificaciones del cuerpo material, permanecemos siempre la misma persona. La materia de nuestro cerebro puede renovarse, pero nuestro pensamiento es siempre idéntico a sí mismo, y, con él, subsiste nuestra memoria y el recuerdo de un pasado del que nuestro cuerpo actual no ha participado. Hay pues en nosotros un principio distinto de la materia, una fuerza indivisible que persiste y se mantiene en medio de sus perpetuos cambios.


Sabemos que la materia no puede organizarse por sí misma y producir la vida. Desprovista de unidad se desagrega y se divide hasta lo infinito. En nosotros, por lo contrario, todas las facultades, todas las potencias intelectuales y morales se agrupan en una unidad central que las abarca, las une, las ilumina, y esa unidad, es la conciencia, la personalidad, el yo, el alma, en una palabra.


El alma es el principio de la vida, la causa de la sensación; es la fuerza invisible, indisoluble que rige nuestro organismo y mantiene la armonía entre todas las partes de nuestro ser.


Las facultades del alma nada tienen de común con la materia. La inteligencia, la razón, el juicio, la voluntad, no pueden ser confundidos con la sangre de nuestras venas y la carne de nuestros músculos.


Lo mismo sucede con la conciencia, ese privilegio que tenemos de pesar nuestros actos, de discernir el bien del mal.


Este lenguaje íntimo, que se dirige a todos los hombres, desde el más  humilde hasta el más elevado, esta voz cuyos murmullos pueden turbar el brillo de las mayores glorias, nada tiene de material.


Con el auxilio de un fluido vital que le sirve de vehículo para la transmisión de sus órdenes a los órganos, elemento que constituye el cuerpo sutil o periespíritu. Éste sobrevive después de la muerte y ―siendo inseparable del alma― le acompaña en todas sus peregrinaciones.



Corrientes contrarias se agitan en nosotros. Los apetitos, los deseos apasionados, chocan contra la razón y el sentimiento del deber. Ahora bien, si no fuésemos más que materia, no conoceríamos esas luchas, esos combates, seguiríamos sin pesar y sin remordimientos nuestras tendencias naturales. Por el contrario, nuestra voluntad está frecuentemente en conflicto con nuestros instintos. Por ella podemos sustraernos a las influencias de la materia, domarla y convertirla en un instrumento dócil.


¿No vemos a hombres nacidos en las condiciones más difíciles vencer todos los obstáculos, pobreza, enfermedad, achaques, y llegar al primer rango por sus enérgicos y perseverantes esfuerzos?


¿No vemos la superioridad del alma sobre el cuerpo afirmarse de una manera más brillante aún en el espectáculo de las grandes abnegaciones y de los sacrificios históricos?


Nadie ignora de qué manera los mártires del deber, de la verdad revelada antes de la hora, y todos aquellos que por el bien de la humanidad han sido perseguidos, torturados, clavados en el patíbulo, han podido, en medio de los suplicios, hasta el umbral de la muerte, dominar la materia, y, en nombre de una gran causa, imponer silencio a los gritos de la carne despedazada.


Si no hubiese en nosotros más que materia, no veríamos, cuando nuestro cuerpo está entregado al sueño, al espíritu continuar su vida y su acción sin auxilio de ninguno de los cinco sentidos, demostrándonos así que una actividad incesante es la condición esencial de su naturaleza. La lucidez magnética, la visión a distancia sin ayuda de los ojos, la previsión de los hechos, la penetración del pensamiento, son otras tantas pruebas evidentes de la existencia del alma.


Así pues, débil o fuerte, ignorante o instruido, un Espíritu vive en nosotros y gobierna este cuerpo que no es bajo su dirección más que un servidor, un simple instrumento. Este Espíritu es libre y perfectible, y de consiguiente, responsable. Puede a su voluntad, mejorarse, transformarse, aspirar al bien. Confuso en unos, luminoso en otros, un ideal alumbra su camino. Cuanto más grande es ese ideal, tanto más útiles y gloriosas son las obras que inspira. Dichosa el alma a quien un noble entusiasmo sostiene en su marcha: ¡Amor a la verdad, a la justicia, amor a la patria, a la humanidad! Su ascensión será rápida, su paso por el mundo dejará huellas profundas, un surco del cual brotará una cosecha bendita.


Dada ya por cierta la existencia del alma, se presenta en seguida el problema de la inmortalidad. Esta es una cuestión de la mayor importancia, pues la inmortalidad es la única aprobación que se ofrece a la ley moral, el único concepto que satisface nuestras ideas de justicia y responde a las más altas esperanzas de la raza humana.


Si nuestra entidad espiritual se mantiene y persiste a través de la perpetua renovación de las moléculas y las transformaciones de nuestro cuerpo material, su disociación y desaparición final no pueden tampoco causar perjuicio alguno a su existencia.


Hemos visto que nada se aniquila en el universo. Cuando la química nos enseña que ningún átomo se pierde, cuando la física nos demuestra que ninguna fuerza se desvanece, ¿cómo podrá creerse que esta unidad prodigiosa en la que se resumen todas las potencias intelectuales, que este yo consciente en el cual la vida se desprende de las cadenas de la fatalidad puede disolverse y anonadarse?


No solamente la lógica y la moral sino también los hechos mismos, hechos de orden sensible, a la vez fisiológicos y psíquicos, todo concurre, mostrando la persistencia del ser consciente después de la muerte, a probarnos que el alma se encuentra más allá de la tumba, tal como se ha formado ella misma por sus actos y sus trabajos en el curso de su existencia terrestre.


Si la muerte fuese la última palabra de todas las cosas, si nuestros destinos se limitasen a esta vida fugitiva, ¿tendríamos esas aspiraciones hacia un estado mejor, hacia un estado perfecto, del cual nada sobre la Tierra, nada de lo que es materia puede darnos idea?


¿Tendríamos esa sed de conocer, de saber, que nada puede apaciguar?


Si todo terminase en la tumba, ¿por qué esas necesidades, esos sueños, esas tendencias inexplicables? Ese grito poderoso del ser humano que resuena a través de los siglos, esas esperanzas infinitas, esos arranques irresistibles hacia el progreso y la luz, ¿no serían acaso más que los atributos de una sombra pasajera, de una agregación de moléculas tan pronto formada como desvanecida?


¿Qué es, pues, la vida terrestre, tan corta que ni siquiera nos permite, aun en su mayor duración, alcanzar los límites de la ciencia; tan llena de impotencia, de amargura, de desilusión, que en ella nada nos satisface enteramente, en la que después de haber creído alcanzar el objeto de nuestros insaciables deseos, nos dejamos arrebatar hacia un fin cada vez más lejano y más inaccesible?


La persistencia con que a pesar de las decepciones perseguimos un ideal que no es de este mundo, una dicha que siempre huye, es una indicación suficiente de que hay algo más que la vida actual. La naturaleza no podría comunicar al ser aspiraciones ni esperanzas irrealizables. Las necesidades ilimitadas del alma implican forzosamente una vida sin límites.

"Después de la muerte" León Denis

 

 O  o  O  o  O  o  O  o  O

 


 

Allan Kardec interroga a los Espíritus Superiores sobre el Alma, las enseñanzas de los Espíritus son acompañadas, para cada pregunta, de consideraciones, comentarios, aclaraciones, que hacen sobresalir con más nitidez la belleza de los principios y la armonía del conjunto. Ahí es que se muestran las cualidades del autor. 

Él se esmeró, antes de todo, en dar sentido claro y preciso a las expresiones que habitualmente emplea en su raciocinio filosófico; después, en definir bien los términos que podían ser interpretados en sentidos diferentes. Sabía que la confusión que reina en la mayoría de los sistemas proviene de la falta de claridad de las expresiones usadas por sus autores.


Otra regla, no menos esencial en toda exposición metódica, y que Allan Kardec escrupulosamente observó, es la que consiste en circunscribir las ideas y presentarlas en condiciones que las tornen bien comprensibles a cualquier lector. En fin, después de haber desarrollado esas ideas en un orden y relaccionando que las ligaban entre sí, supo deducir conclusiones, que constituyen ya, en el orden racional y en la medida de las concepciones humanas, una realidad, una certeza.

 

 

134. ¿Qué es el alma?

“Un Espíritu encarnado.”

 

[134a] – ¿Qué era el alma antes de unirse al cuerpo?

“Espíritu.”

 

[134b] – Así pues, las almas y los Espíritus, ¿son lo mismo?

“Sí, las almas no son sino los Espíritus. Antes de unirse al cuerpo, el alma es uno de los seres inteligentes que pueblan el mundo invisible y se revisten temporalmente con una envoltura carnal para purificarse e instruirse.”

 

135. ¿Hay en el hombre alguna otra cosa además del alma y el

cuerpo?

“El lazo que une el alma al cuerpo.”

 

[135a] – ¿Cuál es la naturaleza de ese lazo?

“Semimaterial, es decir, intermediaria entre el Espíritu y el cuerpo. Es preciso que sea así para que ambos puedan comunicarse. Por medio de ese lazo el Espíritu actúa sobre la materia, y viceversa.”

De este modo, el hombre está formado por tres partes esenciales:

1º) El cuerpo o ser material, análogo al de los animales y animado por el mismo principio vital.

2º) El alma, Espíritu encarnado cuya habitación es el cuerpo.

3º) El principio intermediario, o periespíritu, sustancia semimaterial que sirve de primera envoltura al Espíritu y une el alma al cuerpo. Tales son, en un fruto, el germen, el perisperma y la cáscara.

 

136. El alma, ¿es independiente del principio vital?

“El cuerpo es sólo la envoltura; lo repetimos sin cesar.”

 

[136a] – El cuerpo, ¿puede existir sin el alma?

“Sí. Sin embargo, tan pronto como el cuerpo deja de vivir, el alma lo abandona. Antes del nacimiento, no hay todavía una unión definitiva entre el alma y el cuerpo; mientras que, después de que esa unión se ha establecido, la muerte del cuerpo rompe los lazos que lo unen al alma, y esta lo abandona. La vida orgánica puede animar un cuerpo sin alma, pero el alma no puede habitar en un cuerpo privado de vida orgánica.”

 

[136b] – ¿Qué sería nuestro cuerpo si no tuviese alma?

“Una masa de carne sin inteligencia; todo lo que queráis, excepto un hombre.”

 

137. Un mismo Espíritu, ¿puede encarnar en dos cuerpos diferentes a la vez?

 “No, el Espíritu es indivisible y no puede animar simultáneamente a dos seres diferentes.” (Véase, en El Libro de los Médiums, el Capítulo “Bicorporeidad y transfiguración”.)

 

138. ¿Qué pensar de la opinión de los que consideran al alma como el principio de la vida material?

 “Es una cuestión de palabras, en la que no nos detenemos. Comenzad por poneros de acuerdo vosotros mismos.”

 

139. Algunos Espíritus, y antes que ellos algunos filósofos, han definido al alma como una chispa anímica emanada del gran Todo. ¿Cómo se explica esa contradicción?

 “No existe tal contradicción. Todo depende de la acepción de las palabras. ¿Por qué no tenéis una palabra para cada cosa?”

La palabra alma es empleada para expresar cosas muy diferentes. Algunos llaman así al principio de la vida, y en esta acepción es exacto decir, en sentido figurado, que el alma es una chispa anímica emanada del gran Todo. Estas últimas palabras se refieren a la fuente universal del principio vital, de la que cada ser absorbe una porción, y que vuelve a la masa después de la muerte.

Esta idea no excluye en modo alguno la idea de un ser moral, distinto, independiente de la materia y que conserva su individualidad. A este ser también se lo llama alma, y en esta acepción podemos decir que el alma es un Espíritu encarnado. Al dar diferentes definiciones del alma, los Espíritus han hablado según la aplicación que hacían de dicha palabra, y según las ideas terrenales de que aún estaban más o menos imbuidos. Esto se debe a la insuficiencia del lenguaje humano, que no tiene una palabra para cada idea. De ahí el origen de una multitud de errores y discusiones. Por esa razón los Espíritus superiores nos dicen que, en primer lugar, nos pongamos de acuerdo acerca del sentido de las palabras

 

140. ¿Qué pensar de la teoría según la cual el alma está subdividida en tantas partes como músculos hay, para presidir así cada una de las funciones del cuerpo?

“Esa teoría depende también del sentido que se dé a la palabra alma. Si se refiere al fluido vital, es correcta; si se refiere al Espíritu encarnado, es errónea. Ya lo hemos dicho: el Espíritu es indivisible; transmite el movimiento a los órganos a través del fluido intermediario, sin por eso dividirse.”

 

[140a] – Sin embargo, hay Espíritus que han dado esa definición.

“Los Espíritus ignorantes pueden tomar el efecto por la causa.” El alma actúa por intermedio de los órganos, y los órganos están animados por el fluido vital que se reparte entre ellos, y con mayor abundancia en aquellos que son los centros o focos del movimiento.

Pero esta explicación no corresponde al alma considerada como el Espíritu que habita en el cuerpo durante la vida y lo deja cuando se produce la muerte.

 

141. ¿Hay algo de verdad en la opinión de quienes piensan que el alma es exterior al cuerpo y lo rodea?

“El alma no está encerrada en el cuerpo como el pájaro en una jaula, sino que irradia y se manifiesta por fuera como la luz a través de un farol, o como el sonido alrededor de un centro sonoro. En este sentido podemos decir que el alma es exterior, aunque no por eso es la envoltura del cuerpo. El alma tiene dos envolturas: la primera, sutil y ligera, es la que tú llamas periespíritu; la otra, densa, material y pesada, es el cuerpo. El alma es el centro de estas envolturas, como el germen en el carozo de una fruta; ya lo hemos dicho.”

 

142. ¿Qué decir de esa otra teoría según la cual el alma, en el niño, se completa en cada período de la vida?

“El Espíritu es sólo uno: está tan entero en el niño como en el adulto. Los órganos, o instrumentos de las manifestaciones del alma, son los que se desarrollan y se completan. Otra vez se toma el efecto por la causa.”

 

143. ¿Por qué los Espíritus no definen al alma de la misma manera?

“Los Espíritus no están instruidos por igual acerca de estas materias: los hay que aún se encuentran limitados y no comprenden las cosas abstractas, como sucede a los niños entre vosotros. También hay Espíritus pseudocientíficos, que hacen alarde de palabras para imponerse, así como algunas personas entre vosotros. Además, los propios Espíritus instruidos pueden darse a entender por medio de términos diferentes que en el fondo tienen el mismo valor, sobre todo cuando se trata de cosas que vuestro lenguaje es incapaz de expresar con claridad; entonces recurren a figuras y comparaciones que vosotros tomáis por la realidad.”

 

144. ¿Qué debemos entender por el alma del mundo?

“Es el principio universal de la vida y de la inteligencia, de donde nacen las individualidades. Pero quienes se valen de esas palabras a menudo no se comprenden a sí mismos. La palabra alma es tan elástica que cada uno la interpreta conforme al capricho de sus fantasías. A veces también se le ha atribuido un alma a la Tierra, en cuyo caso es preciso entender por alma el conjunto de Espíritus abnegados que guían vuestras acciones por el camino del bien –en caso de que los escuchéis– y que en cierto modo son los lugartenientes de Dios en vuestro mundo.”

 

145. ¿Cómo se explica que tantos filósofos, antiguos y modernos, hayan discutido durante tanto tiempo acerca de la ciencia psicológica sin haber llegado a la verdad?

“Esos hombres fueron los precursores de la doctrina espírita eterna. Prepararon el camino. Eran hombres y, como tales, se equivocaron a veces, porque confundieron sus propias ideas con la luz. Sin embargo, incluso sus errores sirven para hacer resaltar la verdad, pues muestran el pro y el contra. Por otra parte, entre esos errores se encuentran grandes verdades que un estudio comparativo os permite comprender.”

 

146. El alma, ¿tiene en el cuerpo una sede determinada y circunscrita?

“No, pero en los grandes genios, en los que piensan mucho, reside más particularmente en la cabeza; y en el corazón en los que poseen sentimientos elevados y cuyas acciones benefician a la humanidad.”

 

[146a] – ¿Qué pensar de la opinión de quienes sitúan al alma en un centro vital?

“Se refieren a que el Espíritu habita más bien en esa parte de vuestra organización, puesto que allí confluyen todas las sensaciones. Los que sitúan el alma en lo que consideran el centro de la vitalidad, la confunden con el fluido o principio vital. No obstante, se puede decir que la sede del alma se encuentra especialmente en los órganos que sirven para las manifestaciones intelectuales y morales.”

 

El libro de los Espíritus. Allan Kardec. 1857


INFLUENCIA DE LOS ESPÍRITUS

INFLUENCIA DE LOS ESPÍRITUS SOBRE NUESTROS ACTOS



Allan Kardec consulta a los Espíritus Superiores:

¿Influyen los Espíritus en nuestros pensamientos y en nuestros actos?

Mucho más de lo que os imagináis. Influyen hasta tal punto, que generalmente, son
ellos los que os dirigen.



La respuesta de los Espíritus no nos debe causar extrañeza porque, si analizáramos el tema e hiciéramos una comparación con lo que sucede en nuestras relaciones sociales, llegaremos a la conclusión de que vivimos en permanente sintonía con las personas que nos rodean, sean familiares o no, de las cuales recibimos influencia por medio de las ideas que manifiestan y de los ejemplos que nos dan, del mismo modo que nosotros las influenciamos con nuestras ideas y nuestra conducta.


Lo mismo sucede, naturalmente, con los habitantes del mundo espiritual, pues son ellos los seres humanos desencarnados que, por el simple hecho de haber dejado su envoltura carnal, no cambian su manera de pensar ni las características de su personalidad.


De esa manera, somos el objetivo no solamente de la atención de los Benefactores y Amigos Espirituales- incluidos entre ellos los parientes y amigos de esta y de otras reencarnaciones, los cuales, luego de haber vencido a la tumba desean seguir prestándonos su ayuda – sino también de aquellos otros a quienes perjudicamos con actos de mayor o menor gravedad, haya sido en esta existencia o en existencias anteriores, que los buscan para cobrar la deuda que contrajimos con ellos.



Por lo tanto, la respuesta de los Espíritus a Kardec, nos da una noción exacta del intercambio que existe entre los Espíritus desencarnados y los encarnados, intercambio que es real y constante.



El Espiritismo hace comprensible el proceso por el cual se produce la influencia de los Espíritus en el mundo corporal. Esa influencia tiene su origen en la posibilidad de la transmisión del pensamiento. Para que entendamos cómo se transmite el pensamiento, (...) es necesario que imaginemos que todos los seres encarnados y desencarnados, están sumergidos en el fluido universal que ocupa el espacio, del mismo modo en que nos encontramos en este mundo dentro de la atmósfera. Ese fluido recibe el impulso de la voluntad; él es el vehículo del pensamiento al igual que el aire lo es del sonido, con la diferencia de que las vibraciones del aire están circunscriptas, mientras que las del fluido universal se extienden al infinito. 

 

Dirigido entonces el pensamiento hacia un ser cualquiera, en la Tierra o en el espacio, de encarnado hacia desencarnado o viceversa, se establece una corriente fluídica entre uno y otro que transmite el pensamiento de uno al otro, tal como el aire transmite el sonido.



La Doctrina Espírita enseña también que a través (...) del periespíritu los Espíritus actúan sobre la materia inerte (...). Su naturaleza etérea [la del periespíritu] no es un obstáculo, porque se sabe que los motores más poderosos se encuentran en los fluidos más enrarecidos e imponderables. No existe, pues, motivo de asombro, cuando con esa palanca (el periespíritu) los Espíritus producen determinados efectos físicos (...).



Puesto que actúan sobre la materia, los Espíritus pueden manifestarse de muchas maneras diferentes: a través de efectos físicos, tales como ruidos y los movimientos de objetos; por la transmisión del pensamiento, por la visión, por la audición, por la palabra, por el tacto, por la escritura, el dibujo, la música, etc. En una palabra, por todos los medios que sirvan para ponerlos en comunicación con los hombres.



Se deduce de esas enseñanzas que los Espíritus ejercen su influencia en los acontecimientos de la vida por medio de la transmisión del pensamiento y por su acción directa en el mundo material, aunque todo esto dentro de las leyes de la naturaleza.



Si la influencia de los Espíritus en nuestros pensamientos es de tal intensidad que por lo general son ellos los que nos dirigen, es necesario que sepamos identificar la
naturaleza de esa influencia a fin de que no hagamos lugar a las sugerencias de los
Espíritus imperfectos.



¿Cómo distinguiremos si un pensamiento sugerido procede de un Espíritu bueno o de un Espíritu malo?
– le pregunta Kardec a los Espíritus Superiores-

La respuesta de los Benefactores de la humanidad es un llamado al buen sentido. Ellos dicen:

Estudiad el caso. Los buenos Espíritus sólo aconsejan el bien. A vosotros os compete discernir.



Los Espíritus imperfectos son instrumentos apropiados para poner a prueba la fe y la constancia de los hombres en la práctica del bien. Como eres un Espíritu, debes progresar en la ciencia de lo infinito. De ahí que atravieses las pruebas del mal para llegar al bien. Nuestra misión consiste en colocarte en el buen camino.



Si sobre ti actuaran malas influencias, es porque las atraes cuando deseas el mal; porque los Espíritus inferiores corren a prestarte ayuda en el mal tan pronto desees practicarlo. Sólo cuando quisieras el mal pueden ayudarte en la práctica del mal. Si fueses propenso al asesinato, tendrías en torno de ti una nube de Espíritus que alimentarían en tu interior esa inclinación. Pero, también otros te rodearán y se esforzarán por inducirte hacia el bien, lo que restablece el equilibrio de la balanza y permite que seas dueño de tus actos.



De tal modo Dios confía a nuestra conciencia la elección del camino por el que vamos a transitar, y la libertad de ceder a alguna de las influencias contrarias que se ejercen sobre nosotros.



Por consiguiente, es de nuestra exclusiva competencia neutralizar la influencia de los Espíritus imperfectos. Los Espíritus Superiores son suficientemente claros cuando nos indican de qué manera lograr eso: Si practicáis el bien y depositáis en Dios vuestra confianza, rechazaréis la influencia de los Espíritus inferiores y aniquilaréis el dominio que pretendan ejercer sobre vosotros. 

 

Guardaos de aceptar las sugerencias de los Espíritus que os provocan malos pensamientos, que insinúan la discordia entre vosotros y que os sugieren las malas pasiones. Desconfiad especialmente de los que exaltan vuestro orgullo, porque esos os atacan por el lado débil. Ésa es la razón por la cual Jesús, en la oración dominical, os enseñó a decir: ¡Señor! No nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.


El Espiritismo trajo valiosas enseñanzas acerca de la importancia de nuestra actitud mental en el sentido del bien, para que no nos desviemos del camino que nos compete seguir rumbo a la perfección, que es nuestra meta. De ese modo, es necesario disciplinar nuestros pensamientos, a fin de que atraigamos buenos Espíritus, pues ellos nos ayudarán a recorrer ese camino para que resulte menos arduo y esté pleno de realizaciones espirituales.

28 marzo 2021

EL DUELO

 Próximos encuentros por ZOOM Sábados 19:30 h

https://us02web.zoom.us/j/89571657425 

 

 1ª Sesión: 10 de Abril de 2021

 Fases del duelo. Film “All that jazz"

por Adriana Beneitez

 El duelo con Sol. Libro Estoy en duelo 

por Elena Bas 

 Cinco invitaciones para que hablemos de la muerte

por  Maryemi Alonso

El duelo y la comprensión espírita

por José Alonso

 


 

 2ª Sesión: 17 de Abril de 2021 

 El duelo desde el Evangelio Espírita

por Alessandra de Almeida

Desligamiento y Duelo del Espíritu 

por  MarySol Muñoz

 






21 marzo 2021

HOMENAJE A SOL DE ROSA ANTÓN

Solveig Nordström, RAYO DE SOL TORRENTE DEL NORTE, así llegó Sol a mi vida como un rayo de sol y un torrente del norte. 

Conocí a Sol a finales de verano del año 1979 en el “Centro Mediterráneo”, donde impartía clases de yoga. Los siguientes encuentros transcurrieron entre el “Club Europeo” y “Ananda Ashram”, la casa que compartía con su marido Gunnar Tholèn.

Con ellos se reunía un variado número de alumnos, no sólo de Benidorm sino también de los pueblos colindantes; asistían periódicamente y durante años alumnos de Alicante y Valencia, así como un elevado número de extranjeros residentes en la zona.

Gunnar era un hombre culto, infatigable viajero, profundo conocedor de la India; junto con Sol y a través de su exquisita y didáctica forma de expresarse, nos introducían en las costumbres, la filosofía y la espiritualidad de la India. Con mucha dedicación, amor y paciencia, Sol nos explicaba y comentaba la esencia del Bhagavad Gita., los Yoga Sutras de Patanjali, Los Upanishads, la mitología de los dioses hindúes, introducción al sánskrito, mantras etc.

Recuerdo con emoción los comentarios de Sol y Gunnar sobre la vida de los santos cristianos, como San Francisco de Asís, Santa Teresa de Ávila y San Ignacio de Loyola entre otros. Leíamos y comentábamos pasajes del Nuevo Testamento en un entorno realmente paradisíaco entre los algarrobos, palmeras y bougainvillas que rodeaban la casa. Sus palabras provenían del corazón.

Las clases de Sol eran magistrales y completas. Nos enseñaba a relajar y armonizar cuerpo, mente y espíritu. 

 Durante sus clases con ejercicios que combinaban pranayamas y bandhas parecía que el tiempo no existía, “el tiempo estaba parado”. A través de asanas, mudras y meditación, Sol nos guiaba hacia la introspección y el silencio interior. Allá, en lo interior, con el silencio mudo, nos instaba a abandonar el mundo, la materia. “No solo somos carne y huesos”, susurraba, “sino que también somos energía, luz, espíritu; reposa en ese místico silencio y abrirás la puerta para que el Espíritu Supremo se te comunique, se una contigo y te transforme.”

Una de las cosas que me cautivaron de Sol fue su amor y su desinterés económico. Sus clases eran prácticamente gratuitas; Sol es una maestra en el Bhakti Yoga (el yoga del amor y la devoción).

Aparte del yoga, Sol nos enseñaba danza. Yoga y danza pueden parecer una combinación rara, pero para Sol la danza era una terapia ancestral tan sagrada como el yoga que nos ayudaba en la autorrealización. Nunca se trataba de competición.

Hacíamos ballet clásico, flamenco y danzas folklóricas de todo el mundo, como hipnotizados por la maestra; esos movimientos simbólicos y sus giros nos transportaban a estados de conciencia transpersonal.

Gracias a los contactos que Gunnar y Sol mantenían con la India y las culturas antiguas de Europa hemos tenido el privilegio de conocer a verdaderos maestros que con frecuencia eran invitados de “Ananda Ashram”. Caben destacar Swami Rama Theertha, Eugenia Basilewsky, Prashant Lal, Swami Amarananda, Lucile Armstrong, Christina Olivecrona. También tuvimos el privilegio de ser guiados por Gunnar a la India y conocer personalidades como: Swami Ranganathananda, Swami Chinmayananda y Swami Prashad.

 


 

Para terminar, quiero tomar prestadas unas palabras del fundador del moderno movimiento Hare Krishna, Swami Prabhupada y “ofrecer mis respetuosas reverencias a los pies de loto de mi maestra espiritual”. Tú, Solveig Nordström, has abierto mis ojos con la llama del amor y la llave mágica del conocimiento. 

Que Dios te bendiga eternamente.


HOMENAJE A SOL DE JUAN MIGUEL

 JUAN MIGUEL ASENSI


Recuerdo de mi estancia en el Ashram Ananda, el ambiente, la gente que compartíamos las clases. Éramos de diferentes países y en aquel entorno, a las faldas de Sierra Gelada, parecíamos vivir fuera de este mundo.

Solveig y Gunnar eran como dos hermanos, o como dos amigos, o como dos guías. Las mejores clases de yoga las aprendí con Sol y recuerdo, especialmente, el curso de yoga acuático que nos impartió en el Balneario de Fortuna. Lo mismo que la meditación, los mantras y los cánticos. 

 

Habían intereses espirituales, éramos como una hermandad, una célula de nuevos hombres, hombres del futuro.

Esperábamos con impaciencia la danzaterapia el día de las clases. Hablábamos, investigábamos, siempre en un ambiente cordial y distendido.

Conocí personas muy especiales, sensibilizados todos por ese afán de compartir y comunicar nuestras experiencias…

Fuera del tiempo cotidiano, creo que todos los discípulos de Solveig añoramos aquellos años de vivencias que nos hicieron crecer humana y espiritualmente.

Aparte de impartir clases de música, que es mi profesión, otra de mis ilusiones fue la creación de unos seminarios con pocos niños, en los que principalmente abordábamos el tema del talento. Dibujábamos escuchando música, jugábamos al ajedrez y aprendíamos diversos instrumentos. A raíz de esto, escribíamos un cuento ilustrado como síntesis de nuestros estudios.

Mi deseo más profundo, que es mi utopía, es la creación de una Academia basada en una recopilación de ejercicios físicos, mentales y espirituales. Es la idea de crear una enseñanza personalizada en integral, dotando a los alumnos de una técnica que les permita trabajar en los niveles fundamentales. Despertar sus talentos como la música, la poesía, crear espacios nuevos. Desarrollar la fantasía en un ambiente solidario. Naturalmente yo absorbí en las clases de Sol, ejercicios, calidad humana y, la convicción, como dice Krishnamurti, que “también se transmite la personalidad del educador”.

 






 

HOMENAJE A SOL DE ELENA BAS

 PROFESORA ESCUELA DE LONGEVIDAD

 

A Sol, mi amada maestra, amiga y madre espiritual.

¡Qué decir de Sol!

Tengo ya 65 años y el tiempo me ha pasado ahora veloz pero, han sido casi 40 años de profunda amistad, respeto mutuo y amor desinteresado.

Me la presentó el Dr. Verdú. Me dijo un día “Vas a conocer a una gran profesora de yoga” y, allí estaba ella esperándome con los brazos abiertos junto a su marido Gunnar, en la puerta de su ashram en Alfaz. Fueron unos años de ir y venir los fines de semana a ese paraíso donde yo podía practicar el “karma yoga” (trabajo desinteresado)

Mi hija Elena, que, por entonces tenía 6 ó 7 años, me acompañaba con frecuencia. Gunnar, le hacía preciosos collares con flores de jazmín de su jardín.

Sol, me decía: “no hagas nada de la casa”, tú estudia yoga, aprende sánscrito y Gunnar “no, Elena, tiene que aprender inglés”. Con Gunnar pasaba 3 ó 4 horas, después de comer, hablando de Dios. Eran los momentos más felices de mi vida. El me decía “el amor es la gran fuerza que une al universo y todo lo que en él hay”.

Después de unos años, ellos venían a mi casa de Valencia, Gunnar estaba delicado de salud y visitaba a un médico cercano a la mía. Yo les agasajaba en mi pequeña escuela de yoga y casa. Me quedaba esperándoles hasta muy tarde y ya tenían preparada la cena vegetariana, sus zumos naturales. ¡Es que eran mis padres espirituales! Les amaba.

Luego, Gunnar, desencarna y quedo desolada. ¡Ya no hablaría con nadie más como solía hacerlo con él, de la vida espiritual.

Sol se traslada a su departamento en Benidorm y ya mis visitas se ciñen a ir de vez en cuando. ¡Pero siempre deseando verla! Hablábamos por teléfono todos los meses. Nos escribíamos cartas a mano. Luego, llegaron los e-mails.

Sol era “mi paño de lágrimas”. Nunca me daba consejos. Solo me animaba a seguir “el camino”. Y yo, con fuerzas renovadas tras nuestros encuentros, conversaciones o, escritos, seguía con mi vida cotidiana, mi familia…

Me introdujo en el Espiritismo al mismo tiempo que se consolidaba su centro y, me presentó a Divaldo. Asistía a congresos espiritas tanto en Benidorm como en Valencia donde ya pertenecía al grupo espirita con mi querida Santi de presidenta.

Sol, el 27 de diciembre del año 2019 me envió el libro “Al borde del infinito” de Divaldo. ¡Que letras y pensamientos tan profundos del espíritu de Joanna de Angelis!

En mayo del año 2019 fui con dos alumnas de mi escuela de yoga a verla. Fue un emotivo encuentro para las tres y, sería ya la última vez que la vería y ambas lo sabíamos.

El 23 diciembre del año 2020 tenía billete y hotel reservado en Benidorm para ir a verla pues un mes antes tuve un maravilloso sueño pero claramente premonitorio de su desencarnación. El viaje tuve que cancelarlo por el cierre perimetral por la pandemia. Lloré mucho.

En mi sueño, Sol, estaba vestida con un traje muy especial, gaseado pero no transparente. Iba como andando en lateral en un bello jardín de flores de colores desconocidos y nos decía a todos los que la mirábamos “me voy donde siempre quise estar”.

Al escribir esto me voy quedando con estos dos últimos años de nuestros encuentros vía Skype ¡quien nos lo iba a decir a las dos, estando lejos estábamos cerca!

José Alonso, con mucha paciencia y su generosidad enmarcaba el ordenador en la estancia de la casa de Sol para los que, vivíamos fuera, pudiésemos participar de las reuniones espíritas en el centro “Anna Franco” de Benidorm, los sábados, de donde ella era presidenta.

 

Querida Sol, amiga, maestra, mi madre espiritual, gracias por haber compartido retazos de nuestras vidas, enseñarme lo que es el “Amor” y entrega a los demás y, como te dije un día, “Espero tus noticias cuando estés en el cielo” y, ella, me guiñaba un ojo, me cogía de las manos y me decía “seguro que si”.

Namasté, Sol.

20 marzo 2021

HOMENAJE DE D. JESÚS MORENO

 Casi veinte años cerca de Sol 

 


             Quiero contribuir con estas apretadas líneas a rendir un homenaje a esta mujer tan especial, porque su personalidad no te podía dejar indiferente: una sueca latinizada, con una trayectoria vital muy rica, con unas convicciones marcadas, con una gran autoexigencia, con un corazón siempre sensible, atento para prestar su ayuda, su tiempo, su dedicación. Para ella, cualquier gesto se hacía grande, porque tenía un corazón grande, grande, grande…

            Pero empecemos este testimonio desde los primeros momentos en que conocí a Sol y empecé a gravitar en torno a ella… Entró en mi vida a principios del nuevo siglo XXI. Yo estaba en un momento en mi vida con muchas inquietudes hacia el mundo espiritual (no del religioso, del que estaba ya saturado). Así que un día cayó en mis manos un cartelito en una herboristería de Benidorm, de la charla y encuentro con una afamada médium canadiense: Marilyn Rossner. El encuentro fue en Alicante. Allí me desplacé desde mi localidad (Villajoyosa). La verdad que poco recuerdo de la hora y pico de esta mujer hablándonos del mundo de los espíritus y de los mensajes que iba repartiendo personalmente a gran parte de la audiencia. Pero lo mejor para mí fue a la salida, en una mesita había unas pequeñas octavillas amarillas son un diseño muy sencillo, y en el que se invitaba a conocer el centro espírita Ana Franco, en Benidorm. Como mi inquietud seguía insatisfecha, a los pocos días telefoneé a este sitio para concertar una visita. Entonces conocí a Sol, y también a Rosa. Y nuestra amistad perduró cerca de dos décadas, hasta que en fechas recientes desencarnó y ahora está en ese imperecedero mundo del que tanto y tanto nos habló. Estoy convencido de que alguien del otro lado se valió del encuentro con Marilyn para que Sol entrara en mi vida.

            En los primeros años de amistad con Sol leí y comenté con ella los libros de Allan Kardec; participé con Sol en un congreso internacional de la Sociedad Espírita Española en Valencia, en varios congresos nacionales en Calpe, y en alguno más limitado en el Albir. Pero bueno, a mí lo que me marcó fue que me enseñó un poquito de sanscrito, pues recitábamos y cantábamos mantras. También recuerdo con emoción y cariño la fiesta de reyes de varios años en su casa (la sede de la escuela espiritista Ana Franco), en compañía también de Rosa, Tanit y Adriana. Tomábamos un poquito de sidra, turrón (blando), renovábamos los cargos de la Asociación, y nos proponíamos metas para el nuevo año. ¡Ah!, lo que siempre me llamó la atención en ella fue su incansable autoexigencia para el trabajo (traducciones, reuniones, disponibilidad para desplazarse…); pero claro, ¡se trataba de una mujer nonagenaria y de movilidad limitada!

 

            Otra faceta que quiero destacar es que vino a mi instituto de secundaria en Villajoyosa, La Malladeta, allá por el 2014, para tener un encuentro con los alumnos de mi tutoría, estudiantes de 4º de ESO, quince y dieciséis años. Allí esta pequeña mujer, rodeada de cerca de treinta adolescentes: se crecía y transmitía entusiasmo. Con este encuentro lo que pretendía era que estos jóvenes conocieran a una mujer diferente y así marcara sus vidas, salieran de la mediocridad y aspiraran a buscar y perseguir lo mejor de cada uno. Por último, también vino Sol a la escuela de yoga de Beatriz, en Polop. Allí, con adultos nos abrió su corazón y compartió sus enseñanzas.

 

            Bueno, y esto es todo, querida Sol. Siempre estarás en mi corazón.

Jesús Moreno Ramos

Catedrático de Lengua y Literatura Española

Sol en la Vila 29/5/2015

Sol en la Vila 29/5/2015




Sol y grupo 5/1/2018


Sol 12/7/2017

Sol 12/7/2018

Sol en Polop 9/2/19

Sol cumple 12/7/2017

Ninot de Sol en Hogueras 2019





14 marzo 2021

HOMENAJE DE MERCEDES A SOL

 Homenaje de la profesora Mercedes Ciges a Solveig Nordström en el Faro de Alejandría con fecha de enero de 2019




HOMENAJE DEL DR. VERDÚ

El doctor Francisco Verdú nos envió este homenaje a Sol haciendo referencia a su libro Ananda. Pulsando sobre el botón en la parte superior derecha se puede ver  el archivo en ventana aparte ampliado.



29 enero 2021

HOMENAJE A SOL DE JOSÉ Y EMI

El pasado día 21 de enero de 2021, Sol dejo su cuerpo físico con 97 años para pasar al mundo espiritual, con mucha paz y serenidad acompañada de nosotros mientras hacíamos una lectura de un pasaje del Evangelio y con los cuidados día y noche en sus últimos meses de su querida ahijada Rosa.


La conocimos a principios de 2019 y empezamos a asistir a las reuniones de estudio de los libros de Alan Kardec una vez por semana, a la que se fueron uniendo más personas como Alessandra que fue constante con su presencia en las reuniones como nosotros.

Nos habló de Divaldo y de su mentora espiritual Joanna de Ángelis  y nos dejó libros suyos. Conocimos a Divaldo en 2011 y me pareció un orador excelente pero no sabíamos nada acerca de su obra en la Mansión del Camino que acoge a más de seiscientos niños adoptados, además de dar estudios de primer y segundo grado, alimentar a más de 5.000 personas diarias, de las salas de parto natural, de la atención odontologíca, de la enseñanza de música y danza, además de la enseñanza de la ciencia, filosofía y moral espírita a aquellos que lo requieran sin ser condición indispensable para recibir las atenciones que ofrece.

Sol nos comentaba que tenía un anhelo, que era traducir los libros de poesía de Tagore psicografiados por Divaldo.

 

Al conocer la gran obra que realizaba Divaldo como benefactor en Salvador de Bahía y su esfuerzo cada año recorriendo mundo llevando el mensaje de paz y amor del Espiritismo nos ofrecimos a colaborar por si podía ser de utilidad, y junto con Alessandra nos pusimos a trabajar en la primera traducción de Pájaros libres. Eran unos poemas preciosos con la técnica de verso libre que utilizaba Tagore en sus obras, además en cada poema había una enseñanza que describía a través de las historias de los devotos hacia su Maestro en India que era quien podía mostrarles el camino interior hacia la Divinidad.

No fue fácil traducir manteniendo la idea y a la vez la belleza de la poesía pues suponía una doble dificultad, pero con la supervisión de Sol llegamos a traducir también el segundo libro "Sensibilidad". Nos pareció una poesía más accesible, quizá por el esfuerzo realizado anteriormente y porque conocíamos ya un mayor número de palabras en portugués y formas de expresión. 

Seguimos colaborando en las tareas de mantenimiento de la biblioteca espírita que tiene, comprobando y señalizando los libros para una mejor localización, aunque el mayor trabajo de registro ya estaba hecho.


 

Compartíamos con ella nuestra afinidad por la cultura y sabiduría oriental, la alimentación y medicina natural, la poesía... Con todo, el tiempo siempre transcurría tan rápido que después de las reuniones seguíamos comentando mientras realizabamos tareas más relacionadas con la administración del centro.


 

Me pidió encargarme del centro espírita, pues se sentía un poco cansada para algunas tareas, por mi parte quería ayudarla en lo que fuese pero no sabía como representar ese cargo. Ella me dijo que sólo tendría que hablar y le comenté que tenía que recibir alguna confirmación por parte de los Espíritus Benefactores. Entonces cuando había olvidado este tema unos meses después y de forma inesperada tuve la confirmación solicitada.

Me puse manos a la obra y creamos un blog con los artículos que nos parecían más adecuados, más adelante compramos el dominio para el Centro y Alessandra nos sugirió abrir cuenta en Facebook, más tarde en Youtube subiendo videos que ibamos grabando y cuentos que ibamos creando con un formato muy simple. También creamos cuentas en Instagram y Pinterest con la intención de hacer llegar el mensaje Espírita en las redes sociales. Nuestra recompensa fue que a principios de este año las visitas aumentaron un 300%.

Como el Centro Espírita Ana Franco tiene el nombre de la madre de Divaldo, tuve que pedirle permiso, pues el compromiso que tenía era con Sol que había sido su traductora en Suecia durante años. Divaldo nos permitió continuar con la ayuda de Sol y de los Espíritus Espíritas.


Hemos visto a Sol como una trabajadora incansable en todas sus facetas, tanto en las profesionales como en las espirituales y espíritas. 

Hasta los últimos días estuvimos grabando un audiolibro "Momentos de fuerza interior" de Joanna de Ángelis psicografiado por Divaldo Pereira Franco por encargo de la Federación Espírita Sueca, ya que es muy conocida y admirada también en Suecia debido a las 26 publicaciones espíritas que tradujo a su idioma natal, que pueden verse en la página de "Traducciones" en este mismo blog.


También, ultimaba un borrador para un artículo que le habían encargado sobre las diosas de la antigüedad que había descubierto en sus excavaciones como arqueóloga en nuestro país y su relación con la variedad de vírgenes de nuestra cultura.


Asistió a las reuniones del centro espírita participando con toda lucidez hasta la última reunión en la que hizo una despedida ofreciendo su ayuda, después de desencarnar, para favorecer al centro y a aquéllas personas que solicitaran su consuelo, pues tenía experiencias marcantes sobre la existencia de la vida después de la vida.

Su lema era "Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien...".

Curiosamente ese último día de la reunión de estudios espíritas tuve la misma sensación como el primer día que la conocimos, y parecía repetir las mismas palabras que nos dijo ese día, hablándonos sobre lo importante que era  saber, en lugar de creer, que la muerte no existe, ya que ese conocimiento nos quitaría el temor y resistencia que tenemos hacia  ese momento final. 

Saber que al dejar este cuerpo podemos seguir evolucionando como espíritus inmortales que somos, sin necesidad de quedar inmersos en mundos inferiores.Fue como algo prodigioso para que pudiera hacer una comparación entre ese momento inicial y el estado de conciencia más avanzado en que nos encontrábamos actualmente.  

Alcanzar ese estado de conciencia requeriría de nuestra parte hacer los méritos necesarios y actuar con una ética y moral  que es imprescindible para habitar esos planos superiores extrafísicos de estudios y servicios a la humanidad.

Pidió perdón a todos y nos dejó la misión de continuar con su obra, seguir con la tarea de esclarecimiento y consolación para quienes lo soliciten y estar dispuest@s a seguir las directrices de los Espíritus Superiores que estarán asistiéndonos siempre.

Infinitas gracias Sol por todo lo que nos has dado y hemos compartido. Nuestro interés ha sido siempre el de agradecerte y ayudar.

Con amor José Alonso y Emi Alonso






Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...