DURANTE JULIO Y AGOSTO SÓLO ACTIVIDADES ON LINE

DURANTE JULIO Y AGOSTO SÓLO ESTUDIOS EN LÍNEA - VER

POLITICA PRIVACIDAD

No recogemos sus datos. Vea la Política de Privacidad. - VER

06 agosto 2022

ESPÍRITAS ILUSTRES

 ALVERICO PERÓN




Enrique Pastor y Bedoya, economista, político, escritor y filósofo espiritista español utilizó el seudónimo de Alverico Perón en sus obras espíritas.

Nació en Madrid el 29 de diciembre de 1883, en una familia acomodada. Hijo de Luis María Pastor Cox, economista y Ministro de Hacienda en el Gobierno del General Lersundi, en 1853.

Enrique estudió Economía y Trabajo como funcionario público en el Ministerio de Hacienda.

En 1858 conoció el Espiritismo, dedicándose a la lectura de todo lo que había escrito hasta ese momento. En este temprano conocimiento del Espiritismo intervino su padre, quien en un viaje a los Estados Unidos supo del movimiento del Nuevo Espiritualismo, en auge en aquel país desde 1848, después de los fenómenos protagonizados por las hermanas Fox, y que había iniciado estos estudios en Cádiz en 1852, frecuentado también las reuniones que, con este motivo y fines experimentales, se celebraban en Cádiz desde 1854. A partir de dicha época, su principal ocupación fue el estudio y propaganda de la Doctrina Espiritista.

En 1861, en el periódico madrileño La Razón, publicó “Carta de un espírita a Don Francisco de Paula Canalejas” donde incluía un folleto de “¿Qué es el Espiritismo?” de Allan Kardec, y que fue el primer trabajo en salir a la luz pública sobre esta materia. En 1865 se hace una edición en la imprenta de Manuel Galiano en Madrid y en 1868 El Criterio Espírita, la publicó en los números I  y II, correspondientes a Noviembre y Diciembre.

Alverico Perón fundó la Sociedad Espírita Española en 1865 y de la que fue su primer presidente. En 1871 se unió a la Sociedad Progreso Espírita de Zaragoza, ya que la mayoría de los socios activos se trasladaron a la capital Española, instalando la sociedad nueva en la Calle Cervantes.

En Enero de 1868 fundó en Madrid la revista El Criterio, con el subtítulo “Revista Quincenal Científica” porque al principio la censura prohibía cualquier alusión al espiritismo, pero más adelante inaugura una nueva era de libertades públicas en España, y en el número XVII de la publicación anuncia el cese de la revista para dar salida al “El Criterio Espírita”. En Noviembre de ese año sale el primer número como órgano de la Sociedad Espírita Española, siendo más tarde Centro General del Espiritismo en España, fundado en 1873 por el Vizconde Torres-Solanot.

En los años 1867 y 1868, Alverico  Perón mantuvo el movimiento espírita a pesar de la guerra, ayudado por el pintor Ángel Alonso Martínez, el General Juan Montero Gabuti, y de otras muchas personas.

Gracias a él, se fundaron en Madrid muchos círculos privados con grandes resultados de la magnetización y gracias a su hermano Manuel, que fue uno de los grandes médiums escribientes de la Sociedad Espírita Española.

Viajó varias veces a París a dar conferencias con Allan Kardec, quien le consideraba uno de sus más inteligentes discípulos.

En Londres trabajó como Comisario de Hacienda de España, y mantuvo una estrecha relación con Daniel Douglas Home, un gran médium y espírita inglés.

Realizó labores de corresponsal de diferentes periódicos de Madrid, entre ellos “La Correspondencia de España”, “El Día” donde firmaba con el pseudónimo “B. de Oya”.

Tradujo libros al español, del francés Xavier Montepin ,“Resumen de la Filosofía Espírita” de Allan Kardec, del italiano “Manual del Magnetizador práctico” de Regazzoni.

En 1857 y 1858 dirigió La Tribuna de los Economistas y la Revista de Estudios Psicológicos (Barcelona), después de José María Fernández Colavida y el Vizconde de Torres de Solanot.

Escribió las siguientes obras espíritas:

  • “El Infinito Estudio Espírita”,
  • “La Fórmula de Espiritismo”, “Miscelánea Espiritista”,
  • “El Espiritismo al alcance de todos” y
  • “La Dote de Margarita”.

También escribió temática no espírita: “Un libro más”, “La Democracia Monárquica”, “Sarasale”, “Una broma pesada de Miguel de Cervantes Saavedra: Anécdota Histórica”.

Fue un incansable defensor de la filosofía espírita, su lema siempre fue la ley del amor y del deber.

Enrique Pastor y Bedoya, desencarnó en 1897, no se sabe bien si en Madrid o Huesca.

Alverico Perón junto a José María Fernández Colavida, son dos figuras muy importantes a la hora de estudiar los primeros pasos del espiritismo en nuestro país. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por sus Comentarios:

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...