Presidenta: Solveig Nordström

Asociación sin ánimo de lucro. Inscrita en la Federación Espírita Española.

"Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien y mis ojos estarán observando para descubrir a los solitarios, escondidos en los pliegues de su manto de amargura" (Rabindranath Tagore)

16 de julio de 2019

Las cenizas se esparcieron


Fernández Colavida (Parte I)

 
Don José Maria Fernández Colavida

La hoguera consumió 300 publicaciones espíritas, el cura y sus auxiliares se retiraron bajo los abucheos de la muchedumbre: ¡“Abajo la Inquisición”! mientras recogían algunas cenizas que se habían esparcido. La circunstancia fue resaltada por el periódico madrileño La Discusión el 23/10/1861.


“Es una gran torpeza ir a quemar libros, pero es mayor si se queman en Barcelona. Por eso los ciudadanos han llevado las cenizas a sus hijos” según la publicación El Clamor Público. 


“La España buscaba quitarle importancia al episodio”: La América 24/10/1861.

“La quema pública y solemne de 300 Libros recogidos en la aduana y condenados por el brazo eclesiástico a perecer en la hoguera (La Inquisición). Los libros venían de Francia”.


El Gobierno: “Ministro de la Gobernación defendió el derecho de la Iglesia a censurar y quemar libros”. 


El parlamento: “González Serrano eximió a la Iglesia y a las autoridades gubernamentales. No obstante destacó que era contraproducente prohibir libros”.



“La perversión del espíritu religioso explotado indignamente por ciertos hombres que imputaban las faltas que acaso estén en sus corrompidos corazones. La prueba de la fatal tendencia de después de mediados del siglo XIX, con el consentimiento del gobierno, la autoridad eclesiástica resucitó la hoguera de la Inquisición”. 


Por lo tanto, el auto de fe de Barcelona1, que tenía la finalidad de reprimir fuertemente el Espiritismo, alcanzó una repercusión tan importante que sirvió, en realidad, para divulgarlo ampliamente aumentando, en grandes proporciones, el número de adeptos.



A pesar de que pueden parecer sorprendentes, las consecuencias favorables del auto de fe de Barcelona para la divulgación del Espiritismo habían sido previstas por la espiritualidad superior.


De hecho, luego del rechazo gubernamental a la petición para reexpedir las publicaciones a Francia y ante el intento frustrado de obtener el apoyo del Consulado Francés en Barcelona, Allan Kardec había consultado a su guía espiritual quien le prenunció que el auto de fe, produciría un  inmenso beneficio para la divulgación del Espiritismo.


Poco después de la consumación del auto de fe, la previsión del guía espiritual de Allan Kardec fue configurada por varios Espíritus en España, según dejó registrado José María Fernández Colavida:


Muchas fueron las preguntas que se hicieron a los invisibles sobre el reprobado auto de fe, y las contestaciones que dieron nuestros hermanos de ultratumba, estuvieron acordes. Decían: “Esto que os parece una desgracia, es un gran bien para la propagación del Espiritismo”.


1 KARDEC, Allan. El prolongamiento de la Edad Media: Auto de Fe de las obras de espíritas de Barcelona. In: PRIVATO GOIDANICH, Simoni (Org.) Revista Espírita –Periódico de Estudios Psicológicos 1858-1861: Colección de Textos de Allan Kardec, p. 148).



Un mensaje dictado por Santo Domingo, espontáneamente, en la Sociedad Parisiense de Estudios Espíritas, dirigida por Allan Kardec, fue aún más revelador. Informó que fue la espiritualidad superior la que inspiró la realización del auto de fe de Barcelona con el propósito de impulsar la difusión del Espiritismo.


La estrecha visión terrenal no siempre comprende inmediatamente los designios superiores y los medios empleados por la espiritualidad para cumplirlos. Tiende a privilegiar los hechos en sí sobre las consecuencias, mientras que, desde el punto de vista espiritual, lo que importa son las consecuencias de los hechos. Según demuestran los hechos del auto de fe de Barcelona las pruebas difíciles en el trabajo de divulgación del Espiritismo, debido a los grandes beneficios que se producen al ser superados, constituyen una de las formas por las cuales la ayuda espiritual puede manifestarse.


Además, las informaciones espirituales sobre el auto de fe de Barcelona evidencian que, en el trabajo de divulgación del Espiritismo, el divulgador encarnado, a pesar de su visibilidad en el plano físico, es solamente el más diminuto de los miembros de un gran equipo, en el cual los que tienen el papel preponderante son desencarnados.


Aunque la visión espiritual es lo que orienta el trabajo de divulgación del Espiritismo y los trabajadores desencarnados son los protagonistas, no se sabe dejar de destacar el papel de Fernández Colavida en el episodio. La espiritualidad superior inspiró la realización del auto de fe no solamente porque sería la mejor forma, en aquel contexto, de impulsar la divulgación del Espiritismo, sino también porque Fernández Colavida estaba  preparado espiritualmente, debido a su comprensión y vivencia del Espiritismo, para triunfar sobre esa prueba de fuego.


Las pruebas difíciles también son un reconocimiento a la capacidad que tiene el trabajador espírita de vencerlas.


El 17 de julio de 1857, Antonio Palau y Termes Catedrático de Teología y obispo de Barcelona   tomó la decisión drástica en Barcelona. Determinó quemar en la plaza pública 300 libros y periódicos enviados a Fernández Colavida desde Francia. 


Cuando Antonio Palau desencarnó su Espíritu se manifestó en el Centro Espírita que llevaba Fernández Colavida. Su primer mensaje, transmitido en París, había revelado su arrepentimiento. De hecho, ante Fernández Colavida, Antonio Palau no solo expresó su incentivo al trabajo espírita, sino que se comprometió a ayudar. Anunció que en la ciudadela de Barcelona, donde hizo quemar las publicaciones espíritas, se pasaría a cultivar jardines, que  suscitarían los agradables sentimientos en vez de tristes recuerdos de los terribles actos de represión cometidos en aquel sitio. 

En 1868, el Gobierno atendió a la voluntad del pueblo barcelonés y determinó la demolición de la fortaleza. En su lugar, se construyó un parque con hermosos jardines que le suscitaron a Fernández Colavida: Los tiempos llegarán también, en que se verán cumplidas aquellas palabras de Isaías: “Las Naciones se convencerán y sus espadas forjarán arados y de sus lanzas, hoces”.


En 1888, tuvo lugar la Exposición Universal en Barcelona. En el mismo año se realizó el Primer Congreso Internacional Espírita en Barcelona.


El parque fue un campo fértil para el cultivo de elevados sentimientos tanto de Antonio Palao (obispo desencarnado) como de José María Fernández Colavida.

El  auto de fe (por los libros quemados) constituyó el factor desencadenante para que el obispo después de la muerte física, despertara su conciencia, se despojara de la intolerancia y mostrara un arrepentimiento sincero, así como su disposición a la reparación, comprometiéndose a ayudar en las tareas espíritas.


En cuanto a Fernández Colavida, además de los beneficios para su trabajo de divulgación del Espiritismo, la prueba de fuego que fue el auto de fe representó una valiosa oportunidad de progreso espiritual, al posibilitarle la práctica de virtudes y el desarrollo íntimo de cualidades morales.


Para Fernández Colavida, Antonio Palau no fue un verdugo. Además de la elevación moral revelada en sus comunicaciones espirituales, Antonio Palau fue, aunque de forma involuntaria, un colaborador en la divulgación del Espiritismo, al haber ordenado el auto de fe que tuvo mucha repercusión; por su arrepentimiento y reparación dejó de ser verdugo y vino a ser un bienhechor.

Hemos de saber vivenciar el Espiritismo, en aquellas actitudes ajenas al Espiritismo; pero que pueden ayudar a nuestro perfeccionamiento espiritual. Ellas y ellos pueden llegar a ser nuestros bienhechores –como nos lo ha demostrado Antonio Palau hacia José María Fernández Colavida. 


Fernández Colavida invita a todas las personas como bienhechoras, es decir, utilizar las actitudes ajenas, sean cuales sean, para progresar espiritualmente, profundizando el autoconocimiento, la transformación moral y la adquisición de elevados conocimientos, trabajando más y mejor para la Ciencia Espírita.

Joanna de Ángelis psicografiado por Divaldo Pereira Franco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...