Presidenta: Solveig Nordström

Asociación sin ánimo de lucro. Inscrita en la Federación Espírita Española.

"Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien y mis ojos estarán observando para descubrir a los solitarios, escondidos en los pliegues de su manto de amargura" (Rabindranath Tagore)

23 de noviembre de 2019

ORIGEN DEL MIEDO

¿Finalmente, el miedo viene del cerebro o del alma?


Para la doctrina espírita el inconsciente es todo lo que el espíritu grabó en todas sus existencias, y lo que continúa grabando; las emociones y los pensamientos son atributos exclusivos del alma”.

La definición más apropiada dada al miedo es: Emoción natural del ser humano.

Numerosos trabajos de investigación son desarrollados con el tema “miedo”, pero pocos van a la investigación de su origen. Es un asunto intrigante, con muchas hipótesis, muchas corrientes, muchas discusiones, pero sin una afirmación concreta.

La ciencia tradicional, que es aceptada en los tiempos modernos, no puede probar nada sobre el origen del miedo, y arriesgan sus tesis, basadas en sus más diferentes frentes de actuación. Nosotros, espiritas, también arriesgamos y elaboramos nuestras teorías, que están fundamentadas en los conocimientos de nuestra Doctrina y en las enseñanzas de nuestros mentores.

Finalmente, el ser humano es formado de cerebro (físico) y alma; aquel es asunto de la ciencia tradicional, y esta de la ciencia espírita, siendo que la primera, no tiene en cuenta la trascendencia del hombre. Siendo cuerpo y alma, ambas partes son responsables por lo que un hombre es.

No queremos discutir los tipos de miedos existentes -que son numerosos-tan sólo su origen.

Es difícil encontrar una definición para el miedo. Creemos que la más apropiada, es aquella que dice que el miedo es una emoción natural del ser humano. Puede ser un aliado que funciona señalizando peligros reales. Cuando es muy acentuado, excesivo, delante de un objeto real o imaginario o ante la previsión de encontrarlo, la ansiedad aparece en un grado muy elevado, y se torna patogénico.

Para la psiquiatría, el principal síntoma de la reacción fóbica es la ansiedad, y esta es llamada de miedo, en virtud de presentarse como tal, en su forma clínica. Fobia, sería una forma especial de miedo, con características especiales sin una explicación razonable para ello, es una desproporción entre la emoción, la situación que provoca el miedo y la imposibilidad de controlar voluntariamente el síntoma. Para los temerosos, no sirve el discurso para disuadirlos. No son influenciados por los hechos ni por la lógica, simplemente se aterrorizan.

La teoría psicoanalítica de Freud, que originalmente, concibió la ansiedad como libido frustrada y consecuentemente reprimida; posteriormente, desenvolvió el concepto de ansiedad, como una función de aviso contra la aproximación del peligro que amenaza el ego, debido a los impulsos instintivos. El conflicto de las fuerzas inconscientes con el ego y la realidad, determinan la ansiedad. En suma; el origen está en el inconsciente.

Otras teorías psiquiátricas, entre tantas, tratan de explicar el origen del miedo o de la ansiedad intensa, como influencia del medio ambiente (teoría socio génica), la herencia, (genética), alteraciones en la bioquímica cerebral y sistemas de neurotransmisores (biología) y respuestas a peligros percibidos (teoría del comportamiento cognitivo).

Las enseñanzas espiritas, nos llevan a creer que el origen del miedo, obedece a causas morales
. Esa etiología moral, concuerda con Esquirol, Sthal, Heinroth y con la Psiquiatría Moral de Baruk (1969). Numerosas situaciones apuntan para ese camino. Las situaciones dramáticas de la existencia, (acontecimientos sobresalientes, catástrofes, duras decepciones, fuertes frustraciones, pasiones, abandonos, violencia, abusos sexuales, etc.) causan fuertes emociones, capaces de desarmonizar el binomio cuerpo-espíritu y son transmitidas para otra vida, a través del periespíritu. 



El alma en cuestión sufre muchas veces, porque no concuerda con su propia mochila, lo que le provoca una auto obsesión. Esas causas morales, convergen para un denominador común, que son las reacciones enfermizas, delante de las dificultades de la existencia (karmas). Esas reacciones, se traducen a la vez en comportamientos inadecuados o fracasos de adaptación. 

Surgen numerosos conflictos entre el deseo y la satisfacción y entre lo ideal y lo moral, realimentando la auto obsesión, que puede abrir las puertas para la obsesión. Se dice que los neuróticos, son personas que no concuerdan con la mochila que traen de otras vidas, no aceptan bien el presente, se resienten del futuro, en fin reclaman de todo y de todos, y para ellos, nada es bueno.

Para la Enseñanza Espirita, el inconsciente es todo lo que el espíritu grabó en todas sus existencias, y lo que continúa grabando, las emociones y los pensamientos son atributos exclusivos del alma. En otras palabras, el espíritu tiene un pasado extenso, con muchas existencias, formando un panel mental con afectos (sentimientos y emociones) y pensamientos, que es modificado y actualizado a cada segundo con las nuevas experiencias.

Como las reacciones decurrentes del miedo o de la ansiedad intensa, se exteriorizan en el cuerpo físico, como fenómenos psíquicos anormales, podemos afirmar que el miedo es físico, como efecto (síntomas psíquicos y físicos), pero su causa (origen) es del alma.

Nuestra Enseñanza, no va en contra de ninguna teoría de las aquí citadas, ni en contra de la ciencia; solamente quiere contribuir, complementar, buscar la verdad. Piensa también, que el énfasis dado a los aspectos biológicos y orgánicos no es suficiente para explicar el miedo y las numerosas enfermedades emocionales. También pensamos que el exceso de tecnología aparta al hombre de los buenos sentimientos de fraternidad y solidaridad, alimentos vitales para el alma. 

Las situaciones económicas, políticas y sociales, generan miedos, a través de los estímulos estresantes, generados por ellas, siendo ejemplos de interferencias sociales (teoría socio génica). El mayor porcentaje de fóbicos en una misma familia y entre gemelos, es visto como factor importante para estudios (teoría ambiental y genética). Acepta la ocurrencia de alteraciones en la bioquímica cerebral, en el miedo y en la ansiedad, como una alteración física (teoría biológica). Entre tanto cree que el origen, el comando, para que ocurran estas alteraciones, está en el alma.

La enseñanza espírita entiende también que el hombre es un ser bio-psico-social y espiritual. El miedo roba la paz (espiritual), interfiere en el comportamiento (social), perjudica la vitalidad (físico), y ataca la personalidad (psíquico), desestabilizando de esa forma al hombre en toda su constitución. 

Tenemos que tratar en miedo en la causa y el efecto. Para el efecto, utilizamos la medicina de la tierra, con sus medicamentos y todo su arsenal de terapias. Para la causa, utilizamos la medicina del alma, con sus recursos extraordinarios, entre ellos, el cultivo de la fe, la esperanza, la solidaridad, la fraternidad, en fin del amor. Todo esto propicia la renovación íntima - única manera de cortar la causa del miedo por la raíz.

BIBLIOGRAFÍA
- E y H. Tratado de Psiquiatría. Barcelona: Toray-Masson Editora 1969. 
- Kardec A. El Libro de los Espíritus Araras: 1974

Autor: José Luiz Condotta jlcondotta@splicenet.com.br 
El autor es Médico Psiquiatra. Terapeuta de Regresión. Docente y colaborador del Centro de Difusión de Estudios de la Conciencia de Sao Paulo. Participa de actividades espiritas en Sorocaba. SP

Traducción: Adela Guerrero amiconadela@gmail.com

Etiquetas: miedo, inconsciente, emoción, fraternidad, esperanza, fe, solidaridad,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...