Presidenta: Solveig Nordström

Asociación sin ánimo de lucro. Inscrita en la Federación Espírita Española.

"Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien y mis ojos estarán observando para descubrir a los solitarios, escondidos en los pliegues de su manto de amargura" (Rabindranath Tagore)

21 de noviembre de 2019

TU HORA DE HUMILDAD

Por André Luiz

Si todavía estás lejos de vivir la humildad continuamente a todas horas del día, puedes vivirla por lo menos una hora al día...

Crea tu programa diario de humildad para principiantes. Escoge una hora de entre las horas de cada día para perfeccionar tus propios sentimientos, ejercitando la mayor conquista del espíritu: la humildad.

Que te liberes de la prisa, de la convención, del cálculo, de la obstinación y de ti mism@, para que aprendas sobre el significado del servidor, la indulgencia desinteresada, la atención fraterna y la cooperación espontánea.

Este será tu tiempo de buscar el último lugar, tu tiempo de retirarte del mundo para que destaque el brillo de los demás.

En tu hora de humildad, te convertirás en un canal del amor de Cristo entre los seres humanos; serás, sobre todo, el servidor/a de todos, herman@ sencill@, la partícula viva y anónima que se funde en toda la humanidad, sin amor propio ni interés personal.

Que olvides, en este período de tiempo, toda la vanidad, todo el propósito del personalismo y hasta la más mínima excitación por el futuro para vivir el presente, el día que fluye, los momentos de tu servicio puro!

En esa hora ofrece lo mejor de ti mis@, sobre todo, tus mejores cualidades, para que tus sonrisas generen otras sonrisas, para que tus palabras de confianza siembren palabras de esperanza, para que tu voluntad de rectificar atraiga otras voluntades para una mayor renovación.

Cancela en estos sesenta minutos la tensión emocional con respecto a los títulos, las condiciones sociales, incluyendo la censura de ti mism@, con respecto a la defensa de tu lugar en el mundo......

Que tu hora de humildad sea cuidadosamente cultivada, todos los días, en los lugares donde debe ser ejercida para favorecer tu ascensión espiritual, ya sea en la oficina, mientras caminas por la calle, en el encuentro con amigos o en la intimidad del hogar...

Que en ese intervalo te sientas por encima de todas las circunstancias personales, haciendo mayores concesiones al prójimo, superando tu temperamento, tratando de ser compasivo con los que no te entienden, tratando de hacer lo correcto donde nadie lo consiguió, tratando de hacer los servicios de fraternidad más difíciles, tratando de dar testimonio del bien en la proporción en la que aún no has sido capaz de lograrlo, y que recuerdes que tu cuerpo regresará en un futuro, de manera inevitable, al polvo del que procede.

Recibe en tu corazón la visita del Señor, aunque sólo sea por unos minutos durante el día.

Comienza a ser humilde, suprimiendo todas las excusas y conquistando el tiempo necesario para tu hora de humildad, y terminarás incorporando en ti los valores supremos del mayor benefactor que, según Cristo, será siempre aquel que se convierta en el servidor de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...