Presidenta: Solveig Nordström

Asociación sin ánimo de lucro. Inscrita en la Federación Espírita Española.

"Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien y mis ojos estarán observando para descubrir a los solitarios, escondidos en los pliegues de su manto de amargura" (Rabindranath Tagore)

3 de enero de 2020

UN MILAGRO VIVO

Anita Moorjani


Un vívido milagro del cual todos podemos formar parte.


Autor: Luis Eduardo Yepes

.
anita-moorjani-in-sedonaMucho puede aprenderse de la profunda experiencia cercana a la muerte (ECM) vivida por Anita Moorjani en 2006 y su asombrosa recuperación luego de estar postrada prácticamente en el lecho de muerte.  Anita expresa con gran claridad sus vivencias, en un lenguaje universal sumamente comprensible. Su caso es inspirador por el doble milagro que ella vivió y sigue viviendo:

(1) Su expansión de consciencia, de una magnitud excepcional, gracias a lo vivido en su ECM.

(2) La forma como esta expansión le permitió saber que podía volver nuevamente “a la vida” y curarse por el poder del Amor-Consciencia que experimentó. No se trata de esperar que el Cielo haga un milagro de igual naturaleza con toda persona, pero la oportunidad de ampliar la consciencia sí está al alcance de cada uno de nosotros.

.

Su conferencia en Sedona, 2013 (subtitulable en español) es clara muestra de su comprensión y concepción de la vida: https://www.youtube.com/watch?v=EU4J_aERtkI.

“Una de las cosas más poderosas que entendí en mi ECM es cuán amada soy.  Amada incondicionalmente.  Entonces ahora continúo amándome a mi misma incondicionalmente.  Sugiero firmemente  practicar el amor incondicional hacia uno mismo.  Recuerda, dije que el universo es sólo un reflejo de mí.  Si estoy  frustrada con respecto a cómo mi vida está funcionando, es fútil cambiar los elementos externos sin mirar lo que está sucediendo en mi interior.  Muchos de nosotros somos muy negativos hacia nosotros mismos.  Somos nuestros peores enemigos.  Lo primero que diría es dejar de juzgarte y maltratarte a ti mismo por cómo te encuentras ahora mismo en tu vida. Cuando nuestro diálogo interior nos está diciendo que estamos seguros, incondicionalmente amados, aceptados, entonces  irradiamos esa energía y cambiamos nuestro mundo exterior de acuerdo a esto. Además  pienso que es muy importante ver la perfección en el momento presente.  El momento presente es muy poderoso.  Cada instante guarda una gran promesa, y cada instante puede ser el punto de cambio para el resto de tu vida”.

.

Cub. Morir para ser Yo C10.cdr 
Su libro, ya disponible en español, es prologado por el famoso escritor Wyne Dyer.
Un relato esclarecedor -dicen los editores- de lo que nos aguarda tras la muerte y el despertar final. Uno de los testimonios espirituales más lúcidos y poderosos de nuestro tiempo.  
«Es esta una historia de amor, un amor inmenso e incondicional con una visión revolucionaria de lo que somos en realidad, de por qué estamos aquí y de cómo podemos superar cualquier miedo o impulso negativo que esté marcando nuestras vidas.

A lo largo de más de cuatro años, el avance implacable de un cáncer llevó a Anita a las puertas de la muerte y hasta lo más profundo de la propia morada de la muerte. Ella describe todo ese proceso minuciosamente en este libro, un libro escrito para conmover el alma. Finalmente, logró curar su cuerpo gracias a todo lo que vivió y comprendió en el más allá, y me ha comentado que siente que ha vuelto para enseñar a todo el mundo esta sencilla pero poderosa lección que no solo puede curarnos a todos, sino también transformar el mundo entero. 
 No tengo ninguna duda de que la misión de su vida está plasmada en la crónica de esta experiencia suya que estás a punto de leer, y de que en alguna parte estaba escrito que yo tenía que ayudarla a que este mensaje crucial llegara a todo el mundo».  Wayne W. Dyer (Prólogo).  
Datos del libro: Editorial: GAIA. ISBN: 9788484454922. Año edicón: 2013, Madrid, España.

.

Entrevista subtitulada (Vimeo): http://vimeo.com/51389075#

.

Entrevista subtitulada en español: https://www.youtube.com/watch?v=vGszDKZTmL0
 Los presentadores de este video escriben: “Su  fascinante y conmovedora experiencia cercana a la muerte, a principios de 2006, ha cambiado enormemente su perspectiva de la vida. Su trabajo está ahora influenciado por las profundidades y puntos de vista que obtuvo estando en lo que ella denomina el Otro Reino. Ella trabaja bajo la premisa de que nuestro mundo interior (la conciencia) es nuestra realidad primaria, y afirma que si nuestro estado interno está sano y fuerte, entonces nuestro mundo externo se alineará y ocupará su correcto lugar como consecuencia de ello. Ella encarna la verdad de que todos tenemos el poder interior y la sabiduría para superar las situaciones más adversas, ya que ella es la prueba viviente de esta posibilidad”.
A continuación se incluye una breve reseña biográfica de Anita, la transcripción al español de una de sus entrevistas (tomada de su sitio web: http://anitamoorjani.com/. Al final se adjuntan otros enlaces a sus entrevistas y presentaciones en YouTube.

.


BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA
Anita Moorjani nació en Singapur y luego vivió en Sri Lanka hasta los dos años de edad.  De origen indio de la etnia sindhi, luego se trasladó con su familia  a Hong Kong. Debido a ello, creció hablando con fluidez  sindhi, cantonés e inglés. Allí se familiarizó además con un gran número de idiomas de otras comunidades.  Aunque india de nacimiento, fue primero educada en colegios católicos y luego en colegios privados ingleses en Hong Kong. 

Más tarde estudió en Inglaterra y después regresó a Hong Kong a trabajar en un puesto administrativo de alto rango para una compañía de moda francesa que le permitió viajar alrededor de todo el mundo usando sus conocimientos de las distintas lenguas y culturas aprendidas en diferentes negocios y actividades sociales. En diciembre de 1995 se casó con su alma gemela, Danny, quien la ama incondicionalmente (aun ahora a pesar de haberse tornado un tanto “peculiar” por haber tenido una experiencia cercana a la muerte). 

En abril del año 2002 los médicos le diagnosticaron un Linfoma de Hodgkin. 

En febrero del 2006, después de batallar durante casi cuatro años con la enfermedad, la trasladaron  a la unidad de cuidados intensivos del hospital local donde le dieron  menos de treinta y seis  horas de vida.  Su impresionante experiencia de casi muerte (ECM)  y su recuperación aparentemente milagrosa del cáncer, han creado un enorme interés a escala internacional.

.

DESCRIPCIÓN DE SU EXPERIENCIA CERCANA A LA MUERTE Y SUS EFECTOS

.
Yo tenía cáncer (linfoma de Hodgkin) y aquella mañana no podía moverme. Mi esposo me llevó al hospital, en donde, después de hacer exploraciones, me diagnosticaron linfoma grado 4B (el grado más alto). El oncólogo más antiguo vio mi informe y dijo a mi esposo que era demasiado tarde y que mis órganos ya estaban dejando  de funcionar. Tenía solamente 36 horas de vida. Sin embargo, el oncólogo dijo que él haría  todo lo que pudiera, pero preparó a mi marido a que muy probablemente yo no sobreviviría, pues mis órganos ya no funcionaban. Me pusieron la quimioterapia así como el oxígeno, y entonces comenzaron a hacer pruebas, particularmente de las funciones de mis órganos, de modo que pudieran determinarse qué drogas  utilizar.

.
Me encontraba a veces consciente e inconsciente durante este tiempo, y podía sentir mi espíritu realmente salir del cuerpo. Vi y oí las conversaciones entre mi marido y los médicos que ocurrían fuera de mi habitación, a 40 pies de distancia en el vestíbulo.  Verifiqué esta conversación con mi sorprendido marido.  Entonces yo realmente “crucé la frontera” a otra dimensión, donde fui engullida por una sensación total de amor. También experimenté claridad extrema de por qué tenía el cáncer, por qué había entrado en esta vida en primer lugar, qué papel desempeñó cada uno en mi familia en mi vida en el esquema magnífico de las  cosas, y generalmente cómo funciona la vida. La claridad y el entendimiento que obtuve en este estado son casi indescriptibles. Las palabras parecen limitar la experiencia – yo estaba en un lugar en donde entendía cuánto más hay de lo  que podemos concebir en nuestro mundo de 3 dimensiones. Entendí el regalo que es la vida, y que yo estaba rodeada  de seres espirituales que me amaban, que estaban siempre alrededor de mí, aún cuando no lo sabía.

.
La cantidad de amor que yo sentía era  abrumadora, y de esta perspectiva sabía  lo poderosa que soy, y vi las posibilidades asombrosas  que nosotros, como seres humanos, somos capaces de realizar durante nuestra vida física. 

Descubrí que mi propósito ahora sería  vivir “el cielo en la tierra” usando esta nueva comprensión, y también de compartir este conocimiento con la gente. Sin embargo tenía la opción de volverme a la vida, o ir hacia la muerte. Me hicieron entender que no era mi tiempo, pero tenía siempre la opción, y si eligiera la muerte, no experimentaría  muchos de los regalos que el resto de mi vida todavía me guardaba. Una de las cosas que quise saber era que si elegía la vida, tendría que volverme a este cuerpo enfermo, porque mi cuerpo estaba muy, muy enfermo y los órganos habían dejado de funcionar. 

Entonces me daban a entender que si elegía la  vida, mi cuerpo se curaría muy rápidamente. ¡Vería una diferencia no en meses o semanas, sino en días! Me demostraron cómo las enfermedades comienzan en un nivel energético antes de que lleguen a ser físicas. Si elegía volver a la vida, el cáncer desaparecería de mi energía, y mi cuerpo físico se recobraría muy rápidamente.

.
Entonces entendí que cuando la gente tiene tratamientos médicos para las enfermedades, cura solamente la enfermedad de su cuerpo pero no de su energía, así que la enfermedad vuelve. Entendí que si yo volvía a la vida,  me quedaría con una energía muy sana. Entonces el cuerpo físico recuperaría las condiciones de energía  muy rápido y permanentemente. 
Me dieron la comprensión de que ésta se aplica a cualquier cosa, no sólo a las enfermedades – condiciones físicas, condiciones psicológicas, etc. 
Me demostraron que todo lo que sucede en nuestras vidas dependía  de esta energía que se encuentra alrededor de nosotros y creada por nosotros. Nada era sólido – creamos nuestros ambientes, nuestras condiciones, etc. dependiendo de donde estaba esta energía. ¡La claridad que recibí acerca de cómo conseguimos lo que conseguimos  era fenomenal! Todo se trata de donde estamos energéticamente. 
Me hicieron saber que iba a ver la prueba de esto directamente si volvía de nuevo a mi cuerpo.

Sé que estaba entre los dos mundos, pero cada vez que pasaba al “otro lado”, me mostraban cada vez más escenas. Había una que mostraba como mi vida había tocado a toda la gente en ella – era como un tapiz y mostró cómo afecté a cada uno alrededor de mí. Había otro que me mostraba a mi hermano en un avión, quién habiendo oído las noticias que yo estaba muriendo, venía a verme (esto fue verificado cuando comencé a volver en mi.  Mi hermano estaba allí, apenas desembarcado de un avión). Entonces pude vislumbrar a mi hermano y a mí y entendía, de alguna manera, que era una vida anterior, donde yo era mucho mayor  que él y que era como una madre para él (en esta vida, él es mayor que yo). Vi que en aquella vida yo era muy protectora hacia él. 
Repentinamente me di cuenta de que él estaba en el avión viajando a verme, y sentí: “no puedo hacerle esto a él – no puedo dejarlo venir y que me vea muerta”. Entonces también vi cómo el propósito de mi marido estaba ligado al mío, y cómo habíamos decidido venir y experimentar juntos esta vida. Si yo me iba, él probablemente me seguiría poco después.


Me hicieron entender que, como las pruebas habían sido tomadas para las funciones de mis órganos (y los resultados no estaban listos todavía), que si elegía la vida, los resultados demostrarían que mis órganos funcionaban normalmente. Si elegía la  muerte, los resultados demostrarían falla multiorgánica como causa de muerte, debido al cáncer. ¡Podía cambiar el resultado de las pruebas por mi opción! ¡Escogí mi opción, y cuando comencé a despertar (en un estado muy confuso, pues no podría en aquel momento decir de cual lado del velo estaba), los médicos se precipitaron en el cuarto con grandes sonrisas en sus rostros diciendo a mi familia, “Tenemos buenas noticias – obtuvimos los resultados y sus órganos están funcionando – no lo podemos creer!!  Realmente parecía como si en su cuerpo todo se hubiera parado!”.

Después de eso, comencé a recuperarme rápidamente. Los médicos  habían estado esperando a que estuviera estable antes de hacer una biopsia del nódulo linfático para ver qué tipo de células de cáncer eran, y no pudieron encontrar ni siquiera uno lo bastante grande para sugerir el cáncer (al entrar en el hospital mi cuerpo estaba lleno de nódulos linfáticos hinchados). Hicieron una biopsia de la médula, para ver otra vez la actividad del cáncer y para poder ajustar la quimioterapia según la enfermedad, y no había ninguna actividad de cáncer  en la médula. Los médicos quedaron  muy confusos, pero concluyeron que yo había respondido repentinamente a la  quimioterapia.
 ¡Puesto que ellos mismos no podían entender lo que pasaba, hicieron  prueba tras prueba, que pasé sin problemas, y triunfar sobre cada prueba me hacía sentir con más fuerza aún! ¡Tenía una exploración completa del cuerpo, y puesto que no podían encontrar nada, hicieron que el radiólogo lo repitiera otra vez!!!!

.

Debido a mi experiencia, ahora estoy compartiendo con cada persona  que conozco que los milagros son posibles en nuestra vida diaria. Después de lo que he visto, me doy cuenta de que absolutamente cualquier cosa es posible, y que no venimos aquí para sufrir. La vida debe ser fabulosa, y nosotros somos muy, muy amados.
 La manera en que miro la vida ha cambiado completamente, y estoy tan contenta de que me hayan dado una segunda oportunidad de experimentar el cielo en la tierra.  La experiencia era mucho más de lo que las palabras pueden expresar. El uso de palabras para expresar la experiencia la disminuye y la hace más limitada. Lo que vi, percibí, y sentí, y la claridad que experimenté sobre la vida, es más de lo que podemos concebir, así que no se han creado palabras para describirla.

.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS
¿A la hora de esta experiencia, hubo algún evento asociado con una amenaza a la vida?
 
Incierto.  Yo estaba muriendo de cáncer, y los médicos habían dicho que tenía solamente cerca de 36 horas de vida.   A este punto comencé a pasar  entre otra dimensión y ésta.


¿En qué momento durante la experiencia estuvo usted en el mayor nivel de consciencia o estado de alerta?
 
Probablemente cuando me dieron la opción de regresar o no.


¿Cómo su mayor nivel de conciencia y estado de alerta durante la experiencia se compara con su nivel de conciencia y estado de alerta diarios normales?
 

Más consciencia y estado de alerta de lo normal.  
Si tu nivel de consciencia y estado de alerta durante la experiencia era diferente de tu nivel de consciencia y estado de alerta diarios normales, ¿cómo nos lo puedes explicar?
 

Estaba consciente e inconsciente, así que estaba consciente de ambos lados. Estaba también enterada de las conversaciones que ocurrían fuera del cuarto, lejos del alcance de mis oídos.  

¿Difirió su visión de alguna manera de su visión diaria normal (en cualquier aspecto, tal como claridad, campo visual, colores, brillo, profundidad del grado de percepción de lo sólido/transparente de los objetos etc.)?
 

Sí, sabía que todavía estaba en el cuarto – aún cuando para los otros, mis ojos estaban cerrados y no estaba despierta, podía todavía ver a cada uno en el cuarto, y al mismo tiempo experimentar la otra dimensión, como si existiera simultáneamente.  

¿Difirió su capacidad auditiva de alguna manera de su capacidad auditiva diaria normal (en cualquier aspecto, tal como claridad, capacidad de reconocer la fuente del sonido, tono, sonoridad, etc.)?
 

Sí, podía oír lo qué decían los médicos y mi familia fuera del cuarto, bien fuera de alcance del sonido.  

¿Experimentó su cosnciencia una separación del cuerpo?
 

No estoy segura.

¿Qué emociones sintió durante la experiencia?
 

Sentía enorme amor, más que cualquier cosa que yo haya experimentado en la tierra. Me sentía muy amada, como si no importara lo que hiciera, yo todavía sería amada. No tenía que hacer nada para merecerlo o probarme a mí misma.  

¿Pasó hacia o a través de un túnel o encerramiento?
 

No  

¿Vio una luz?
 

No  

¿Conoció o vio algún otros seres?
 

Sí. Muchos seres que ya habían muerto, incluyendo mi padre y mi mejor amigo, me rodeaban. No reconocí a los otros seres, solo sabía que me amaban mucho y que me protegían. Me di cuenta de que estaban allí siempre, aún cuando yo no lo sabía.  

¿Experimentó el repaso de eventos del pasado de su vida?
 

No  

¿Observó u oyó algo relativo a personas o eventos durante su experiencia que pudiera ser verificado posteriormente?
 

Sí, vi y oí una conversación  entre el médico y mi marido lejos de mi cuarto en el corredor. Vi a mi hermano en un avión que venía a verme. Ambos episodios fueron verificados, incluyendo la conversación entre el médico y mi marido, la cual repetí palabra por palabra.  

¿Vio o visitó algún sitio bello o de alguna manera peculiar, niveles o dimensiones?
 

No  

¿Tuvo alguna sensación de alteración del espacio o el tiempo?  

Sí, sentía que estaba en la otra dimensión mucho más tiempo de lo que realmente estaba. La cantidad de cosas que vi y que aprendí habría durado mucho en esta dimensión aquí. También, con las pruebas médicas que se hicieron, aún cuando las pruebas fueron hechas, los resultados dependían de mi elección de volverme a la vida o no. ¡Eso realmente cambió mi concepto del tiempo!!  

¿Tuvo la sensación de comprender un conocimiento especial, orden universal y/o propósito?

Sí. ¡La claridad era asombrosa! Entendía por qué yo tenía el cáncer,  entendía cómo la gente consigue lo que consigue, y entendía que la vida es un regalo, solamente no nos damos cuenta. Entendía que somos muy, muy amados, no importa lo que hacemos. No tenemos que hacer ninguna cosa para probarnos a Dios, y no hay cielo ni infierno. ¡Me di cuenta de que creamos nuestro propio cielo o infierno aquí en la tierra, y aprendí los ingredientes principales  para crear mi propio cielo en la tierra!

 
¿Alcanzó un lindero o limitante de una estructura física?
 
Sí. Llegué a un punto donde sabía que tenía que escoger la opción de regresar de nuevo a la vida o ir hacia delante, a la muerte. Mi mejor amiga estaba allí (ella había muerto de cáncer 2 años antes),  y ella me dijo que no podía seguir más adelante  o no podría dar vuelta atrás. “Has llegado al límite. No puedes seguir más adelante”, dijo ella. “Vuélvete y vive tu vida plenamente y sin miedo”.


.
¿Estuvo desde entonces con la percepción de eventos futuros?

Sí.   Me di cuenta de que mi cuerpo se curaría muy rápido, y lo hizo. Sabía que todas las pruebas demostrarían resultados fenomenales, y así fue. No encontraron ningún rastro de ninguna enfermedad en mis exploraciones, mis biopsias,  etc. Mis órganos están funcionando normalmente, mi apetito volvió y me hicieron saber que todo esto sucedería. Hace solamente 6 meses desde mi ECM, y todavía estoy esperando todos los otros regalos que me mostraron. Sin embargo, puedo ver mi vida cambiar hacia una dirección donde es muy posible todo esto. ¡Una de las cosas que vi era que tendría una vida muy larga!



. ¿Tuvo usted a partir de la experiencia algún don psíquico, paranormal u otro que no tenía antes de ella?

Sí. Soy mucho más intuitiva desde la experiencia. Cuando estoy sola, tengo a menudo la certeza  de estar rodeada por seres (los mismos seres que sentí cuando  crucé al otro lado), y tengo la sensación de ser muy, muy amada – la misma sensación que sentí durante la ECM.

¿Ha compartido esta experiencia con otros?

Si. Unos días después de la experiencia, tan pronto como pude hablar bien, comencé a compartirla con los miembros íntimos de la familia – mi marido, mi hermano (a quién había visto en el avión), mi madre. Estábamos  todos muy emocionados y llorosos. Y todos quedaron muy impresionados con mi relato de acontecimientos, los resultados de la prueba que sabía que serían normales porque elegí regresar, las conversaciones que oí. Entonces vieron la velocidad de mi recuperación, la sorpresa  de los médicos que no podían encontrar ningún rastro del cáncer – ha cambiado a mi familia entera. También la compartí con mi mejor amiga  que estuvo conmigo durante esta experiencia, y ha cambiado su vida también.
 ¡Al salir del hospital y saludar a la gente cambió a muchas personas, porque la última vez que ellos vieron u oyeron hablar de mí, yo estaban en mi lecho de muerte! Yo parecía muy, muy enferma, y no podía caminar o respirar correctamente en aquel momento.  Parecía totalmente sana y normal ahora. La primera vez que caminé hacia un grupo de personas después de salir del hospital, todos se asombraron. Me miraban como si hubieran visto a un fantasma. ¡No podían creer cómo me había recuperado tan rápido – cada uno de ellos pensó que yo iba a morir! Entonces compartí mi experiencia con cada uno en el cuarto, y todos me creyeron porque me habían visto antes y después de mi experiencia. Algunos de ellos dijeron que yo les había cambiado sus vidas.

¿Tenía usted algún conocimiento de experiencias cercanas a la muerte (ECM) anteriormente a su experiencia?
 
Sí. He leído sobre las ECMs pero nunca esperaba experimentar una . Mi ECM me parecía totalmente diferente a cualquier cosa que he leído porque no había luz, túnel, ninguna figura religiosa, y no vi mi vida entera correr delante de mis ojos. Mientras que la experimentaba, no tenía ninguna idea de que experimentaba una ECM o que era una experiencia fuera del cuerpo. Me parecía muy normal en ese momento. Fue solamente después que me di cuenta de que me había deslizado a otra dimensión.

¿Cómo vio la realidad de su experiencia poco tiempo (días a semanas) después de que sucedió? 
La experiencia fue definitivamente real. ¡Sabía que era real porque nada podía explicar la manera milagrosa de como el cáncer  desapareció de mi cuerpo!!! ¡(Tengo las exploraciones y las pruebas médicas para probarlo)! ¡Y la energía que sentía del poder y de la comprensión – nada podía explicar el cambio que experimenté in mi manera de pensar!

.

¿Hubo una o varias partes de la experiencia especialmente significativas  para usted?
 
La experiencia entera fue de muy gran alcance – no puedo imaginar que me sucediera ninguna  otra cosa más poderosa. Sin embargo, dos cosas principales me impactaron – una era poder cambiar el resultado de la prueba. Eso me convenció de que nada es sólido (o real). Podemos cambiar cualquier cosa. ¡La segunda cosa, aún más importante, es cómo mi cuerpo cambió de estar casi muerto de cáncer a estar  totalmente sano, sin un rastro de la enfermedad en tan corto plazo! No sólo me da la sensación de que todo (incluyendo el cáncer) no es real (un cambio en mi consciencia lo hizo desaparecer!) sino también que me hace sentir que yo misma soy muy poderosa, y ahora tengo una comprensión totalmente diferente de la vida.
¿Cómo ve actualmente la relidad de su experiencia?

La experiencia fue definitivamente real. Primero que nada, estoy gozando de las maravillas de mi cuerpo sano. ¡No me he sentido así de bien hace mucho tiempo! En segundo lugar, me siento muy conectada de una manera que nunca había sentido antes. Me siento guiada. Ahora no tengo miedo de nada. Sé que no moriré hasta que complete todo lo que vine a hacer  aquí. Y aún así, no tengo miedo de la muerte. Muchísimas coincidencias han estado ocurriendo en mi vida desde la experiencia (de ahí  la sensación de ser guiada). Es como recibir regalos del universo sólo por desearlos, recibo la llamada telefónica de las personas que necesito, me he topado con la gente necesaria, recibo emails que contestan las preguntas que tengo,  etc.  La vida ya es mucho más fácil, a pesar de que hace solamente algunos meses que estoy sana.  Siento una energía muy alta, y por el momento todavía siento la realidad de la experiencia entera.



¿Han cambiado sus relaciones específicamente como resultado de su experiencia?

 Sí. Estoy aún más ligada a mi familia, pero mi círculo social ha cambiado. Muchos de mis amigos se han alejado de mí, pero unos pocos están más ligados que nunca, y ya tengo muchos amigos nuevos desde esta experiencia.

¿Han cambiado sus creencias/prácticas religiosas específicamente como resultado de su experiencia?

No estoy segura. Nunca fui muy religiosa desde el principio. Todavía no creo en ninguna religión particular, pero la experiencia ha fortalecido mi creencia en la espiritualidad y mi fe en una vida después de esta vida, y en el poder de nuestro propio ser superior (alma).
¿Después de su experiencia ha tenido algunos otros eventos en su vida, medicamentos o substancias, que le reprodujeron alguna parte de la experiencia?   

 Sí.  Puedo ir de nuevo a esa sensación conectada, de ser amada, y de sentir a los otros seres alrededor de mí, particularmente cuando estoy sentada en un ambiente tranquilo.

¿Las preguntas formuladas y la información suministrada por usted describieron en forma precisa y comprensiva su experiencia? 
Sí.

¿Has vivido en un lugar del mundo de habla inglesa por un período de tiempo?

Asistí a una escuela privada británica durante toda mi carrera escolástica aquí en Hong Kong, puesto que era una colonia británica hasta 1997. Había escuelas británicas organizadas específicamente para los niños de los oficiales británicos y la mayor parte de las corporaciones grandes en Hong Kong también fueron dirigidas por ingleses. Después de terminar la escuela, hice otros estudios en Manchester, Reino Unido, pero volví a Hong Kong después de terminar. Me casé con alguien aquí, que compartía antecedentes culturales muy similares al mío – un Hindú étnico nacido y criado en Hong Kong, sin un nexo real al país nativo de nuestros padres. También he estado trabajando aquí en Hong Kong.


Cuando tuve mi ECM, y podía ver y percibir ciertos aspectos de mi futuro, percibí que una de las razones por la que debía regresar era mi comisión espiritual de tocar e inspirar las vidas de la gente.  En ese estado sabía que, de alguna manera, yo iba a inspirar millares, quizá a diez millares de personas, pero no estaba claro cómo se suponía que lo hiciera – solo sabía que yo debía hacer algo para inspirar a la gente. Específicamente, tuve la sensación de que no necesitaba hacer nada especial para que eso sucediera, solamente tenía que ser yo misma y gozar de la vida. Luego, recientemente, había estado pensando en esto, y ahora que estoy sana y deseo hacer algo productivo con mi vida, he estado intentando descifrar que es lo que se supone que debo hacer para inspirar a otros. Y esta mañana recibí tu E-mail que decía ³a través de los años, diez millares de personas leerán tu experiencia y, estoy seguro, se inspirarán. ¡Ahora entiendo porqué me hicieron sentir que no tenía que hacer nada!! ¡Lo estaba haciendo al experimentar la ECM!!!
 
¿Tu linfoma de Hodgkin fue diagnosticado por biopsia? ¿Cómo se hizo el diagnóstico? 

 Con respecto a tus preguntas, lamento si las respuestas te parecen un poco largas, pero deseo explicar todo lo más claro posible: Hace más o menos 3 años y medio, me hicieron una biopsia de aguja en una glándula linfática inflamada en la base de mi cuello, donde se une con mi hombro en mi lado izquierdo, y los resultados indicaron que tenía linfoma de Hodgkin. Una exploración preliminar entonces, lo ubicó en etapa 1A en aquel momento, sin embargo tenían que hacer más pruebas.

Quisiera explicar algunos detalles, que no pensaba eran necesarios en mi relato anterior pues no tenían nada que ver con el ECM misma: Mi mejor amiga acababa de morir de cáncer – ella tenía un sarcoma en el área del pecho. El sarcoma se había removido quirúrgicamente, y entonces le hicieron quimioterapia. Su condición física se deterioró muy gravemente después de comenzar la quimioterapia y se continuó deteriorando hasta que ella murió. Su familia sintió fuertemente que fue la quimioterapia la que le mató, no el cáncer. Yo estaba con ella durante su experiencia, y la vi sufrir a lo largo del tratamiento de quimioterapia, que era un horror, y entonces la vi morir. Ella era mi amiga que yo había conocido desde la escuela primaria y habíamos crecido juntas.


.
Cuando me diagnosticaron subsiguientemente, el mismo año que ella murió, me dieron una sacudida terrible,  igual que a muchas personas de nuestro círculo de amigos. Yo tenía mucho, mucho miedo a la quimioterapia  así que rechacé el tratamiento, y fui a ver un naturópata especializado en el tratamiento del cáncer.  Al principio, los nódulos linfáticos hinchados parecían encogerse, y pensábamos que la terapia era buena, y estaba muy feliz que no tendría que hacerme la quimioterapia. Pero aunque se disminuyeron, no desaparecieron totalmente. Vivía con mucho miedo en aquel momento – miedo al cáncer y l miedo a la quimioterapia. Mejoré mi dieta, hice terapia del colon, y tomé todas las píldoras que el  naturópata me diera. Pero a eso de 2 años, los nódulos linfáticos parecían crecer de nuevo, y el médico cambió mi terapia, y también me envió a un especialista herbario.

Una vez más se parecía estar controlada por un corto tiempo, pero hace más o menos 1 año, comencé a tener líquido en la zona del pecho, y también mi brazo izquierdo se hinchaba. Mi doctor entonces realizó una efusión pleural, y entonces el líquido regresó y él realizó la efusión varias veces más. Durante este tiempo, mis glándulas se hinchaban cada vez más, hasta el enero de 2006, cuando mi salud deterioró dramáticamente en un lapso de 2 o 3 semanas. Mi respiración llegó a ser cada vez más laboriosa;  no tenía aliento y tenía que llevar una máquina portátil de oxígeno.


Perdía peso, no podía comer porque me sentía siempre llena; mis músculos se deterioraban al punto que no podía caminar y tenía que utilizar una silla de ruedas, yo tenía lesiones en la piel que exudaban, y el 2 de febrero, no podía moverme. No podía abrir mis ojos, salir de la cama, menos aún caminar. Solo acepté que esto era mi final, yo iba a morir, y dejé ir todo. No sentía ningún dolor, ni malestar. No tomaba ninguna medicación en ese momento – sólo un estado de soltar todo. Mi marido me llevó urgentemente al hospital, y me asignaron una oncóloga quien, después de examinarme, dijo: “es demasiado tarde. No hay nada que pueda hacer”.


.
Mi marido rogaba que ella hiciera algo, y ella entonces cedió y asignó a otro, puesto que ella se sentía que sería una pérdida de su tiempo, o quizás ella no quería que mi muerte estuviera registrada en su registro médico. Ella estaba muy enojada con mi naturópata, y pensaba que él tenía la  responsabilidad de haberme enviado al hospital antes y dijo claramente que él “tenía la culpa” que yo iba a morir. Las exploraciones demostraron que el linfoma se había extendido por todo mi cuerpo y mis órganos estaban comprometidos. Mis pies y manos ahora comenzaron a hincharse como globos, y mi cara estaba toda hinchada.

.
La oncólogo dijo: “sus órganos no funcionan ya – ella está muriendo por “falla multiorgánica”. Escuchando las súplicas de mi marido, ella llamó a otro oncólogo, que dijo a mi marido:  “no puedo prometer nada, veré lo que puedo hacer. Sin embargo, las próximas 24 horas son críticas. Ella está demasiado inestable, incluso para hacer una biopsia para determinar qué drogas  inyectar. También comenzaremos enseguida las pruebas para ver el estado de los órganos ya que todos los síntomas parecen indicar falla”.  Ésta era la conversación que ocurrió fuera de mi habitación, a unos 40 pies de distancia, y yo la oía y observaba, así que obviamente había dejado mi cuerpo en aquel momento.

De todas formas, entonces me di cuenta de todas las agujas que me picaban, y de que cierta clase de drogas de la quimioterapia me entraban, pero no sé exactamente cuál era la mezcla. Y yo estaba conectada a una máquina de oxígeno, a un tubo de alimentación, a algo que monitoreaba mi corazón, pulso, presión arterial, etc. etc. A la mañana siguiente, (después de errar entre los dos mundos durante toda la noche y después de tomar mi decisión para regresar a la vida) comencé a sentirme más despierta, y comencé a sentirme un poco más ligada a este mundo que a aquél, y fue entonces cuando entraron los médicos y me dijeron que mis órganos mostraban una función normal. Me seguía sintiendo un poco borrosa, y dije algo como: “Ah, pensaba que ya sabíamos eso”.


.
Mi hermano había llegado, después de volar en avión toda la noche, y para esa tarde, yo estaba realmente despierta y lista para incorporarme. Mi familia entera comenzó a celebrar. En un plazo de 4 días, mi progreso fue notable, y me transfirieron de la UCI a un cuarto privado normal. Había reducción significativa en mis nódulos linfáticos durante esos 4 días. Puesto que ahora parecía que yo iba a vivir, el doctor mandó que un especialista de heridas mirara mis lesiones de piel. Cuando las vio por primera vez, me dijo que las lesiones necesitarían cirugía porque la piel ³se había comido², pero iba a esperar hasta que yo me sintiera más fuerte. Sin embargo, mis heridas se curaron milagrosamente durante las semanas, y nunca necesitaron la cirugía (tenía una en el cuello y otra debajo del brazo).  A eso de una semana después de salir de la UCI, realizaron una biopsia de la médula, y no pudieron encontrar nada, y unos 10 días después, realizaron una biopsia del nódulo linfático. Cuando me enviaron para hacer la biopsia del nódulo linfático, el radiólogo no pudo encontrar un nódulo linfático lo suficientemente grande para sugerir cáncer, no obstante el oncólogo lo presionó para que, de todos modos, marcara un nódulo linfático en mi cuerpo.  Hizo una biopsia y no encontró nada. Cada vez, yo sabía que los resultados de la prueba iban a ser negativos.

.
El oncólogo,  sin embargo, quería  hacer estas pruebas para poder determinar qué drogas de quimioterapia debía utilizar, pero puesto que él no podía encontrar nada, me dijo que era porque yo estaba respondiendo extremadamente bien a lo que él estaba utilizando, así que él continuaría administrándome lo mismo. Le pregunté que si el cáncer parece haber desaparecido, porqué tenía que continuar con la quimioterapia, pero él insistió diciendo que a pesar de ser notable mi recuperación, tenía que estar seguro de administrarme, por lo menos, el número mínimo de ciclos, debido al estado en que yo estaba cuando llegué. Me dijo que originalmente pensaba que necesitaría muchos ciclos más, pero que ahora los reduciría drásticamente al mínimo número de ciclos que él da: 6.   No sé porqué, pero no sufrí efectos secundarios importantes de la quimioterapia.

Yo estaba tan energética por causa de mi ECM, que era como si nada pudiera tumbarme, y  perdí mi miedo a la quimioterapia, y sabía que iba a estar bien – mejor que bien. En cuanto a la pregunta 3, los nódulos linfáticos se redujeron, visiblemente, en aproximadamente un 80%  en unos 4 días después de la quimioterapia. Sin embargo, la biopsia fue hecha unas 2 semanas después de eso, y no podían encontrar un nódulo linfático que pudiera sugerir cáncer. Estaban esperando a que mi cuerpo se pusiera más fuerte antes de realizar la biopsia, y era por eso que no lo habían hecho anteriormente. La biopsia de la médula fue hecha anteriormente, y no encontraron nada.


Al otro lado, el tiempo parece tener un significado totalmente diferente que aquí en este lado. Lo qué sentía era que existen todas las posibilidades simultáneamente – solo depende de lo qué eliges. Es algo como estar en un elevador, donde existen todos los pisos de un edificio, pero puedes elegir en cual piso quieres bajar. Así que si todas las posibilidades futuras existen para elegir, entonces asumo que existen todos los panoramas pasados también.

.
Entonces, dependiendo de cual posibilidad futura elija, eso también determinará, automáticamente, como será el pasado (yo elegí vivir, así que eso influenció el pasado, eligiendo el resultado apropiado de la prueba para la función de los órganos). Espero que esto tenga sentido. Está muy claro en mis pensamientos, pero es difícil escribirlo. Cuando me presentaron la opción, realmente vi una visión de mi informe del laboratorio que decía, en el encabezamiento: Diagnosis: Falla multiorgánica. Entonces en el texto del informe: Muerte debido a falla multiorgánica causada por linfoma de Hodgkin. 
Cuando vi realmente el informe después de regresar, la hoja del papel parecía casi idéntica, y el encabezamiento era, palabra por palabra, lo que yo había visto: Diagnosis: Falla multiorgánica.  Sin embargo, el reporte decía: No hay evidencia de falla multiorgánica. Yo tenía, realmente, escalofríos leyendo ese informe, sabiendo lo que hubiera podido leer.  

Ahora sé que existe mucho más de lo que nosotros estamos conscientes o somos capaces de entender. Cada día, entiendo más, después de tener la ECM.  Estoy descubriendo que hay cosas que ahora siento que sé o que entiendo, que no sabía antes. El mejor ejemplo que puedo dar es: imaginen que hay un almacén enorme, que está oscuro, y vives en este almacén con una linterna. Todo lo que sabes sobre este almacén se ve a través de la luz de esta pequeña linterna. Siempre que desees buscar algo, puedes o no encontrarlo, pero no significa que no existe la cosa. Está allí, pero sólo es que no has destellado tu luz en ella. Puedes ver solamente lo que se enfoca con tu rayito de luz.
Entonces un día, alguien presiona el interruptor de luz para todo el almacén y, por primera vez, puedes ver el almacén entero. La inmensidad del almacén es casi abrumante, no puedes ver la totalidad, y sabes que hay más de lo que puedes ver. Pero ves cómo todos los productos se alinean en todos los estantes, y notas cuántas diversas cosas están allí, en el almacén, que nunca notaste antes y  menos aún concebiste que existían, a pesar de que existen, simultáneamente con las cosas que sabes que existen (ésas son las cosas que tu linternita había podido encontrar).
 

Entonces, aun cuando el interruptor se desliga, nada puede quitar la comprensión y la claridad de tu experiencia. Aun cuando estás de nuevo con una linternita, tú ahora sabes buscar cosas. Sabes que es posible, inclusive sabes qué buscar. Comienzas a ver las cosas de una manera diferente, y es de esta ventaja nueva que tus experiencias comienzan a suceder. Entonces, encuentro que en mi vida diaria, me refiero a diversos aspectos de mi experiencia en diferentes momentos, y  entiendo las cosas de una manera diferente, y sé de cosas que no sabía que sabía.

.
Vi a toda la gente como energía, y dependiendo donde estaba nuestro nivel de energía, ese era el mundo que creábamos para nosotros mismos. La comprensión que gané de esto era que si el cáncer no estaba en nuestra ³energía², entonces no estaba en nuestra realidad. Si el sentirse bien con nosotros mismos estaba en nuestra energía, entonces nuestra realidad sería positiva. Si el cáncer estaba en nuestra energía,  entonces  aunque lo erradicáramos con la medicina moderna, volvería pronto. Pero si lo despejáramos de nuestra energía, el cuerpo físico pronto se curará. Ninguno de nosotros somos tan reales o tan “físicos” como pensamos que somos. De lo que yo ví, parece que somos, sobretodo, energía y lo físico es solamente un resultado de expresar nuestra energíaY podemos cambiar nuestra realidad física si cambiamos nuestra energía

 (Algunas personas me han aconsejado usar el término vibración). A mí, personalmente, me hicieron sentir que para mantener mi energía o vibración en un nivel alto, solo tenía que vivir el momento, gozar de cada momento de la vida, y utilizar cada momento para elevar el momento próximo (lo cual, entonces, eleva mi futuro). Es en ese momento de elevar tu nivel de energía que puedes cambiar tu futuro (como mis resultados de la prueba). Suena muy simplista, pero lo sentía de una manera muy profunda cuando experimentaba la comprensión de esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...