29 enero 2021

HOMENAJE A SOL DE JOSÉ Y EMI

El pasado día 21 de enero de 2021, Sol dejo su cuerpo físico con 97 años para pasar al mundo espiritual, con mucha paz y serenidad acompañada de nosotros mientras hacíamos una lectura de un pasaje del Evangelio y con los cuidados día y noche en sus últimos meses de su querida ahijada Rosa.


La conocimos a principios de 2019 y empezamos a asistir a las reuniones de estudio de los libros de Alan Kardec una vez por semana, a la que se fueron uniendo más personas como Alessandra que fue constante con su presencia en las reuniones como nosotros.

Nos habló de Divaldo y de su mentora espiritual Joanna de Ángelis  y nos dejó libros suyos. Conocimos a Divaldo en 2011 y me pareció un orador excelente pero no sabíamos nada acerca de su obra en la Mansión del Camino que acoge a más de seiscientos niños adoptados, además de dar estudios de primer y segundo grado, alimentar a más de 5.000 personas diarias, de las salas de parto natural, de la atención odontologíca, de la enseñanza de música y danza, además de la enseñanza de la ciencia, filosofía y moral espírita a aquellos que lo requieran sin ser condición indispensable para recibir las atenciones que ofrece.

Sol nos comentaba que tenía un anhelo, que era traducir los libros de poesía de Tagore psicografiados por Divaldo.

 

Al conocer la gran obra que realizaba Divaldo como benefactor en Salvador de Bahía y su esfuerzo cada año recorriendo mundo llevando el mensaje de paz y amor del Espiritismo nos ofrecimos a colaborar por si podía ser de utilidad, y junto con Alessandra nos pusimos a trabajar en la primera traducción de Pájaros libres. Eran unos poemas preciosos con la técnica de verso libre que utilizaba Tagore en sus obras, además en cada poema había una enseñanza que describía a través de las historias de los devotos hacia su Maestro en India que era quien podía mostrarles el camino interior hacia la Divinidad.

No fue fácil traducir manteniendo la idea y a la vez la belleza de la poesía pues suponía una doble dificultad, pero con la supervisión de Sol llegamos a traducir también el segundo libro "Sensibilidad". Nos pareció una poesía más accesible, quizá por el esfuerzo realizado anteriormente y porque conocíamos ya un mayor número de palabras en portugués y formas de expresión. 

Seguimos colaborando en las tareas de mantenimiento de la biblioteca espírita que tiene, comprobando y señalizando los libros para una mejor localización, aunque el mayor trabajo de registro ya estaba hecho.


 

Compartíamos con ella nuestra afinidad por la cultura y sabiduría oriental, la alimentación y medicina natural, la poesía... Con todo, el tiempo siempre transcurría tan rápido que después de las reuniones seguíamos comentando mientras realizabamos tareas más relacionadas con la administración del centro.


 

Me pidió encargarme del centro espírita, pues se sentía un poco cansada para algunas tareas, por mi parte quería ayudarla en lo que fuese pero no sabía como representar ese cargo. Ella me dijo que sólo tendría que hablar y le comenté que tenía que recibir alguna confirmación por parte de los Espíritus Benefactores. Entonces cuando había olvidado este tema unos meses después y de forma inesperada tuve la confirmación solicitada.

Me puse manos a la obra y creamos un blog con los artículos que nos parecían más adecuados, más adelante compramos el dominio para el Centro y Alessandra nos sugirió abrir cuenta en Facebook, más tarde en Youtube subiendo videos que ibamos grabando y cuentos que ibamos creando con un formato muy simple. También creamos cuentas en Instagram y Pinterest con la intención de hacer llegar el mensaje Espírita en las redes sociales. Nuestra recompensa fue que a principios de este año las visitas aumentaron un 300%.

Como el Centro Espírita Ana Franco tiene el nombre de la madre de Divaldo, tuve que pedirle permiso, pues el compromiso que tenía era con Sol que había sido su traductora en Suecia durante años. Divaldo nos permitió continuar con la ayuda de Sol y de los Espíritus Espíritas.


Hemos visto a Sol como una trabajadora incansable en todas sus facetas, tanto en las profesionales como en las espirituales y espíritas. 

Hasta los últimos días estuvimos grabando un audiolibro "Momentos de fuerza interior" de Joanna de Ángelis psicografiado por Divaldo Pereira Franco por encargo de la Federación Espírita Sueca, ya que es muy conocida y admirada también en Suecia debido a las 26 publicaciones espíritas que tradujo a su idioma natal, que pueden verse en la página de "Traducciones" en este mismo blog.


También, ultimaba un borrador para un artículo que le habían encargado sobre las diosas de la antigüedad que había descubierto en sus excavaciones como arqueóloga en nuestro país y su relación con la variedad de vírgenes de nuestra cultura.


Asistió a las reuniones del centro espírita participando con toda lucidez hasta la última reunión en la que hizo una despedida ofreciendo su ayuda, después de desencarnar, para favorecer al centro y a aquéllas personas que solicitaran su consuelo, pues tenía experiencias marcantes sobre la existencia de la vida después de la vida.

Su lema era "Tendré siempre mis oídos abiertos para escuchar el llanto de alguien...".

Curiosamente ese último día de la reunión de estudios espíritas tuve la misma sensación como el primer día que la conocimos, y parecía repetir las mismas palabras que nos dijo ese día, hablándonos sobre lo importante que era  saber, en lugar de creer, que la muerte no existe, ya que ese conocimiento nos quitaría el temor y resistencia que tenemos hacia  ese momento final. 

Saber que al dejar este cuerpo podemos seguir evolucionando como espíritus inmortales que somos, sin necesidad de quedar inmersos en mundos inferiores.Fue como algo prodigioso para que pudiera hacer una comparación entre ese momento inicial y el estado de conciencia más avanzado en que nos encontrábamos actualmente.  

Alcanzar ese estado de conciencia requeriría de nuestra parte hacer los méritos necesarios y actuar con una ética y moral  que es imprescindible para habitar esos planos superiores extrafísicos de estudios y servicios a la humanidad.

Pidió perdón a todos y nos dejó la misión de continuar con su obra, seguir con la tarea de esclarecimiento y consolación para quienes lo soliciten y estar dispuest@s a seguir las directrices de los Espíritus Superiores que estarán asistiéndonos siempre.

Infinitas gracias Sol por todo lo que nos has dado y hemos compartido. Nuestro interés ha sido siempre el de agradecerte y ayudar.

Con amor José Alonso y Emi Alonso






1 comentario:

Jesús Moreno dijo...

Mi amor y gratitud a Sol. La conocí en la primera década de este siglo y siempre he sentido un vínculo hacia esta mujer tan especial. Ahora se encontrará disfrutando con EL OTRO LADO del que tanto hablaba y nos enseñaba. Namasté, Sol.

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...