31 julio 2021

CAMPO ENERGETICO HUMANO

INVESTIGACIÓN SOBRE ENERGÍAS



De forma que nuestras energías preceden a nuestras acciones, son como nuestra tarjeta de presentación, revelando lo más profundo de nosotros. Nuestros pensamientos forman la base de nuestra personalidad y forjan nuestras intenciones que se manifiestan energéticamente a través de nuestras acciones.


Un ejemplo puede ser la persona sentimientos altruistas y pensamientos rectos, manifiesta unas energías agradables, equilibradas, provenientes de una intención sana y asistencial, que influyen de forma benéfica en los que le rodean.


El cuerpo energético contiene los centros de energía denominados chacras, cuyo significado en sánscrito es rueda. Estas ruedas son centros energéticos que realizan el intercambio de energías entre el mundo físico y los diferentes niveles de manifestación de la energía universal. Estos centros de energía actúan como estaciones que reciben, transforman, distribuyen e irradian el flujo de energía, tanto de las fuentes básicas de la naturaleza como el aire, los alimentos, el agua, y energías ambientales, así como de la energía cósmica, para adaptarlas a las funciones del cuerpo físico y energético. De tal forma que el ser humano se halla inmerso en un intercambio constante de energías en los diferentes planos de manifestación de la conciencia, bien sean físicos, o bien de otras dimensiones.


Desde la antigüedad se ha investigado sobre el cuerpo energético. Se diferencian las mediciones realizadas a través de la observación y experiencia personal efectuadas por personas con elevada percepción extrasensorial (EPS) y las ejecutadas en laboratorio a través de instrumentos técnicos.


Existen referencias sobre el fenómeno del campo energético humano o el aura del cuerpo en 97 culturas diferentes, según las investigaciones de John White en su libro “La Ciencia del Futuro (Future Science)”.


A continuación se relaciona en orden cronológico las referencias más sobresalientes sobre las investigaciones del campo de energía hasta la época actual.


Desde hace unos 5.000 años la cultura hindú trabajaba con el cuerpo sutil y con la energía denominada Prana como fuente de la vida, a través de técnicas respiratorias, meditación y ejercicios físicos que les permitían alcanzar estados modificados de conciencia y longevidad.


En la cultura china (3.000 años a.C.) se utilizaba el término “Qi” o Chi para definir la energía que discurre por los canales sutiles de energía que recorren el cuerpo energético humano. Los maestros de QiGong utilizan el control de la mente para movilizar y controlar el Chi favoreciendo la salud y longevidad, así como para despertar el desarrollo espiritual.


En el año 538 a.C. la Kabala denomina a la energía como Luz Astral mientras que los Hebreos la llaman Ruach.


En la época griega se definía como Psique o Pneuma (la respiración de los dioses) y los Romanos como Espíritu.


500 años a.C. el filósofo occidental Pitágoras aceptó la existencia de la energía en forma de luz que puede producir diferentes efectos en el cuerpo humano. Pensaba que existía una energía universal penetrando todas las cosas de la naturaleza y que esa energía podía utilizarse para sanar a personas enfermas.


Las pinturas y esculturas cristianas muestran un halo alrededor de la cabeza de Cristo, así como de otros líderes espirituales. De igual forma, puede observarse este halo en estatuas o pinturas de Buda, así como en pinturas de muchos de los dioses hindús puede verse una energía o luz saliendo de sus dedos.


A principios del siglo XII, los académicos Boirac y Liebeault designaban como Campo de Energía a la energía que poseemos los seres humanos la cual puede dar lugar a la interacción de individuos pudiendo producir una influencia de bienestar o malestar solamente con su presencia.


1500.- Paracelso, médico y químico denominó Illiaster a la energía como fuerza de vida en la materia.


1744.- Emmanuel Swedemborg estudió la energía que envuelve al cuerpo humano conocida como “aureola de santidad” denominándola Esfera espiritual.


1780.- Luigi Galvani, físico, biólogo y anatomista fue uno de los pioneros en investigar el fenómeno bioelectrogénesis, en la Universidad de Bolonia, en el que la fuerza de la vida se manifestaba en el interior de los músculos de los animales designándolo como electricidad animal. Posteriormente centro su investigación en los organismos humanos.


1800.- Frank Anton Mesmer, físico austriaco, padre del hipnotismo moderno (conocido como mesmerismo) sugirió que los campos magnéticos existían alrededor del cuerpo humano y que el poder de este fluido tenía la capacidad de ejercer influencia sobre el campo magnético de otra persona. Fue el primero en tratar a sus pacientes con los campos magnéticos.


1800.- Van Helmont, matemático, definía como Fluido Universal al espíritu vital que penetra todos los cuerpos.


Principios de 1800.- Carlo Mateucci, físico, probó trabajando con la bioelectricidad, que los tejidos biológicos dañados generan corrientes eléctricas.


A mediados de 1800.- Dr. Karl Ludwig von Reichenbach contribuyó con su trabajo sobre la Fuerza ódica, que tenía propiedades semejantes al campo electromagnético de Mesmer. Mostró que el lado derecho del cuerpo tenía una energía positiva y el lado izquierdo negativa, dando consistencia a la teoría oriental de las energías Yin y Yang.


A principios de 1900.- El Dr. Wilhem Reich, psiquiatra y psicoanalista, investigó en laboratorio las alteraciones en el flujo de orgones del cuerpo humano y su relación con las patologías físicas y psicológicas. Inventó el acumulador orgónico.


A principios de 1900.- El matemático Wilheim Von Leibnitz postulaba que los elementos esenciales del universo son centros de fuerza que contienen su propia fuente de movimiento.


A principios de 1900.- Raymond Rife estudió las frecuencias de onda corta, desintegrando a los gérmenes sometidos a dichas frecuencias.


1905.- Albert Einstein, físico, recibió el premio Nobel en 1921, no por su Teoría de la Relatividad General, sino por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico. Sentó las bases sobre el principio de que toda la materia es energía, construyó el modelo conceptual para poder comprender el campo de energía humana y la conciencia humana.


1911.- Dr. Walter J. Kilner descubrió que la apariencia del Aura, como él la denominaba, difería de forma considerable entre una persona y otra dependiendo de la edad, sexo, salud y capacidad mental. Relacionó la configuración aural con la enfermedad desarrollando un sistema basado en el diagnóstico del color, textura, volumen y apariencia general. Trató de forma satisfactoria a pacientes con epilepsia, tumores, enfermedades de hígado, apendicitis e histeria. Investigaciones basadas en su trabajo continúan en la actualidad en Europa.


1914.- Dr. Albert Abrams, autor de “Energía Humana” desarrolló la teoría de la alteración de polaridad de las células enfermas para restaurar su equilibrio eléctrico.


1923.- Alexander Gurwitsch, descubrió que las células vivas imprimían una energía radiante denominada radiación mitogénica que estimulaba el crecimiento de otros tejidos. Postulaba que el Campo de Energía biológica mantiene el principio organizativo unificador de todas las manifestaciones de la vida y procesos vitales que tienen lugar en el reino material.


1924.- Hans Berger. Desarrolló el primer electroencefalograma, descubriendo la actividad eléctrica cerebral.


1924.- George Lakhovsky, ingeniero ruso, escribió un libro titulado “El Secreto de la vida” en el que identificaba la emisión de una radiación en cualquier ser viviente a modo de señales electromagnéticas y que los núcleos de las células actuaban como un circuito eléctrico oscilante, similar al radio transmisor receptor.


1930.- Lawrence y Phoebe Bendit, médicos especializados en el Campo Energético Humano como campos de salud que generan curación y desarrollo de la conciencia.


1936.- Gustav Benjamin Stromberg, Astrónomo y biólogo que investigó las ondas inmateriales. La estructura de los organismos se halla cubierta por un sistema de ondas inmateriales o campos de vida.


1940.- Gustav Naessens. Microbiólogo que descubrió partículas microscópicas de luz en la sangre las que denominó somátidas sin las cuales no es posible la división celular. Inventó el somatoscopio.


1940.- Doctores George De la Warr y Ruth Drown descubrieron y desarrollaron instrumentos para detectar radiaciones de los tejidos vivos que denominaron Radiónica, utilizando el campo de energía biológica humana. Su trabajo más relevante fue descubrir enfermedades a través del análisis fotográfico del cabello de una persona.


1950.- John Hops. Su trabajo con radiofrecuencia le condujo a la invención del primer marcapasos del mundo.


1950.- Víctor Inyushin sugirió que el quinto estado de la materia a partir de sólidos, líquidos, gaseosos y plasma era el campo de energía bioplásmica. Su trabajo mostró que las partículas bioplásmicas se renuevan constantemente por medio de procesos químicos en las células y se encuentran en constante movimiento. Existe un equilibrio en el bioplasma que le hace estable, cualquier variación del balance produce cambios en la salud del organismo.


De 1930 a 1960.- Dr. Harold Saxon Burr y F.S.C. Northrup, concluyeron después de cinco años de estudios sobre su proyecto que todos los organismos vivos poseen complejos campos electromagnéticos denominados campos de vida o L-field. El Campo vital dirige la organización de un organismo que podía ser medido con un voltímetro estándar. Desarrollaron la idea de los ritmos circadianos.


1959.- Doctor Leonard Ravitz, demostró que el campo energético humano fluctúa según la estabilidad mental y psicológica de la persona. Sugirió que hay un campo asociado a los procesos mentales y que la variación de este campo del pensamiento causaba síntomas psicosomáticos.


1960 a 1990. Andría Puharich. Midió campos magnéticos alternos en las manos de sanadores a los que denominó campo de aumento de vida; observó que las frecuencias superiores o inferiores a 8 Hz son perjudiciales para la vida.


1960.- Dr. Peter Guy Manners, médico y osteópata inglés fue pionero en la utilización del sonido para la salud, relacionando diferentes frecuencias armónicas con varias partes del cuerpo. Realizó un estudio con pacientes con traumatismos y los resultados fueron asombrosos, recuperándose e incrementando su energía.


1970 a 1990. Hiroshi Motoyama. Midió eléctricamente el estado de los meridianos de acupuntura para utilizarlo como diagnóstico y tratamiento de enfermedades.


1970 a 1990.- Zheng Rongliang. Univ. Lanzhou China. Desarrolló el detector biológico que mide la energía que irradia el cuerpo humano.


1970 a 1990.- Semyon Davidovich Kirlian, Ingeniero junto a su mujer Valentina, profesora y periodista, inventó la electrofotografía del aura en la que se observa que todos los organismos vivos emiten una campo de energía. Además en este tipo especial de fotografía se puede observar con anticipación la manifestación de una enfermedad.


1970.- Dr. Franz Morell, electroacupuntor, y Eric Rasche, ingeniero, sugirieron que el cuerpo humano emite diferentes frecuencias: cada célula, tejido y órgano tiene sus frecuencias específicas. El conjunto de estas frecuencias forman un espectro total de frecuencia. Cualquier enfermedad en alguno de los órganos de una persona está precedida por una alteración en la frecuencia normal de los órganos. Ambos desarrollaron un instrumento denominado “e-Lybra” que se utiliza para medir frecuencias y detectar patrones de energía alterados con el fin de prevenir enfermedades antes de que se manifiesten en el cuerpo físico.


1970-1980.- Dra. Valorie Hunt, en los años 70 desarrolló el “AuraMeter” el cual podía grabar y verificar científicamente el campo eléctrico de energía en la superficie del cuerpo humano. Fue la primera investigadora que hizo experimentos de forma objetiva, con repetidas mediciones usando las matemáticas fractales, mostrando correlaciones directas entre los modelos de frecuencia y onda de las corrientes eléctricas alternas medidas en la superficie del cuerpo y los colores específicos percibidos por un lector del «aura». Realizó las mismas mediciones con doce lectores aurales distintos que usaron la elevada percepción extrasensorial. En cada caso, descubrió una configuración de forma de onda y de frecuencia específicas para cada lectura de color.


1971.- Denis Cohen demostró que los campos magnéticos muy débiles están asociados con las ondas cerebrales, concretamente con las ondas alfa y delta. Otros investigadores mostraron que campos magnéticos muy débiles están asociados con el corazón humano. Estos campos son más débiles que el campo fijo normal de la Tierra, la cual tiene un campo energético muy débil. El campo magnético de los impulsos nerviosos también se midió en 1971, resultando ser un millón de veces más débil que el campo energético terrestre.


1972.- El Dr. Hans Jenny sugirió en 1972 que la evolución es un resultado de vibraciones y que su naturaleza determina el resultado final. Especulaba que cada célula tenía su propia frecuencia y que un número de células con la misma frecuencia creaba una nueva frecuencia la cual estaba en armonía con la original, con lo cual el órgano que se formaba con la agrupación de células también creaba una nueva frecuencia en armonía con las dos anteriores. Para el doctor la clave sobre como sanar el cuerpo humano con la ayuda de los sonidos (principio de resonancia) se halla en la comprensión de cómo diferentes frecuencias influyen sobre los genes, células y demás estructuras del cuerpo.


1972.- Los científicos Asneceev, Sciurin y Michailiva trabajaron la Efluviografía, compuesta por una matriz coherente de energía emanada por los tejidos vivos, detectable como ondas electromagnéticas.


1970 a 1980.- John Pirraos, Richard Dobrin y Bárbara Brennan relacionaron las observaciones clínicas del campo energético con la respuesta emocional; las mediciones con cámara oscura de un nivel de luz bajo tenían correlación con la presencia humana. Desarrollaron el trabajo sobre el campo energético humano (CEH).


1980.- John Zimmerman demostró en su estudio sobre las ondas cerebrales que el cerebro del sanador en estado alfa puede sincronizarse con el cerebro del paciente y armonizar sus dos hemisferios.


1981.- La hipótesis de los campos mórficos es el nombre dado por Rupert Sheldrake a un campo hipotético que explicaría la evolución simultánea de la misma función adaptativa en poblaciones biológicas no contiguas. Todas las veces que un miembro de una especie aprende un comportamiento nuevo, cambia el campo morfológico o productor para la especie. Este cambio es, al principio, apenas perceptible, pero si el comportamiento se repite durante cierto lapso de tiempo, su resonancia mórfica afecta a la especie entera. La matriz invisible es un campo morfogenético, capaz de producir un efecto remoto tanto en el espacio como en el tiempo.


1985.- El inmunólogo francés Jacques Benveniste propuso que las células se comunican mediante señales por vía electromagnética. Todas las moléculas están formadas por átomos los cuales están vibrando constantemente y emitiendo frecuencias o radiación infrarroja en una forma altamente compleja. Esas vibraciones infrarrojas han sido detectadas hace años por científicos como una característica física esencial en la materia. Las vibraciones son las herramientas por las cuales las instrucciones se envían a la siguiente molécula en la línea descendente de acontecimientos que gobiernan en gran parte las funciones biológicas.


1985.- Dr. William Eidson experimentó que la manipulación dirigida del campo energético vital permitía alterar el flujo de un laser de 2 milivatios.


1988. El Dr. Wolfgang Ludwing dijo que “la clave para comprender la terapia de Biorreosnancia está basada en el conocimiento del hecho que todos los procesos vitales del organismo están bajo la influencia y control de las oscilaciones electromagnéticas. Los procesos electromagnéticos según las últimas investigaciones, están funcionalmente relacionados con los procesos bioquímicos.

1988.- El neurobiólogo Karl Pribram professor de la Universidad de Stanford descubrió que nuestros cerebros construyen matemáticamente la realidad “concreta” al interpretar frecuencias de otra dimensión, una esfera de realidad primaria significativa, pautada, que trasciende el espacio y el tiempo. El cerebro es un holograma que interpreta un universo holográfico. Pribram, Rusell y Kren DeValois y Fergus Cambel demostraron que los ojos trabajan analizando ondas de frecuencia energética recibiendo información cuántica. (Pribram “Brain and perception: 75-79 Chapter 9) (“Spatial Vision” DeValois, R y K. Oxford University Press).


1994.- Diebert y otros revisaron los anteriores trabajos en electro biología por Burr, Lund, Becker y otros. Ellos exploraron la relación entre bioelectromagnetismo y los campos humanos electromagnéticos y acupuntura. El organismo se define como una entidad electromagnética lo cual prueba la eficacia de las diferentes terapias electromagnéticas, restaurando el cuerpo humano influenciado por campos electromagnéticos que le hayan producido desequilibrio.


1996.- Dr. Richard Gerber expone en su libro “Medicina Vibracional”:La diferencia entre la materia física y la materia etérica es solamente una diferencia de frecuencia. Porque de sus frecuencias inherentes de diferenciación, la materia física y etérea pueden coexistir en el mismo espacio, así como las ondas de radio y las ondas de la TV pueden pasar a través del mismo espacio sin interferencia.


Los organismos de una energía más alta no son vistos porque las tecnologías, que hacen estas energías visibles, todavía están en las etapas de desarrollo. El mundo de la astronomía de la radio y de rayos-x era también un universo invisible hasta que las tecnologías apropiadas fueron desarrolladas.


Cuando los factores de ansiedad ambientales, virales y químicos se introducen en el sistema biológico humano, el lugar en donde causarán mayor daño será determinado por el acoplamiento más débil de la cadena de energía fisiológica/sutil.


Desde el punto de vista energético, el cuerpo humano, cuando está debilitado o alterado su equilibrio, oscila en frecuencia diferente y menos armónica que cuando está sano. Esta frecuencia anormal refleja un estado general del desequilibrio energético celular dentro del cuerpo físico. Cuando un individuo debilitado no puede cambiar su frecuencia energética a la frecuencia adecuada es necesaria una ayuda que aporte la cantidad determinada de energía sutil. Cuando se ha suministrado una dosis de energía en la frecuencia adecuada, permite que los sistemas bioenergéticos celulares resuenen en el modo vibratorio apropiado, de forma que expulsan las toxicidades de la enfermedad.


 Los disturbios de energía en el cuerpo etérico preceden a la manifestación de la enfermedad en el cuerpo físico.


1996.- El físico Konstantin Korotov descubrió que en los diez dedos de las manos está contenida la información holográfica (total) del cuerpo así como aspectos de la psique humana, viendo el aura o campo energético a través de la bioelectrografía, detectando las dolencias que empiezan a manifestarse pero aún no se han somatizado.


1997.- William Tiller, Dr. en Filosofía, premio Nobel y profesor de la Universidad de Stanford, dijo que la medicina del futuro estará basada en el control de los campos de la energía del cuerpo humano. Concluyó que los pensamientos dirigidos con intención de sanar producen una energía física demostrable, en más de mil casos, incluso la energía enviada a grandes distancias.


1997.- Dr. Robert O. Becker, autor de los libros “El cuerpo eléctrico” y “Cruce de corrientes” trazó un complejo campo eléctrico sobre el cuerpo, cuya forma es similar a la de éste y a la del sistema nervioso central. Lo denominó Sistema de Control de Corriente Continua y descubrió que cambiaba de forma y potencia con las mutaciones fisiológicas y psicológicas. También descubrió unas partículas del tamaño de electrones que se movían por este campo. Concluyó que los seres vivientes son expresiones del campo electromagnético, desarrollando de una nueva forma la medicina electromagnética. Llegaron a la conclusión que podemos cambiar el campo electromagnético intrínseco cuando son aplicados campos electromagnéticos externos. Relacionó las vibraciones magnéticas de los sanadores con las vibraciones del campo magnético terrestre. Trabajó con las ondas Schuman del campo electromagnético terrestre.


2000.- Los físicos Valery e Iliana Anoufriev, afirman haber fotografiando la energía de los pensamientos por medio de sofisticadas cámaras kirlian computerizadas. Al enviar un pensamiento, ésta recoge en el aura izquierda del emisor la estela energética,y cuando se fotografía al receptor del pensamiento, la zona que se afecta energéticamente es la derecha. Este experimento resultó fructífero aun cuando entre los sujetos hubiera enormes distancias.


2002.- Masaru Emoto, en su libro “Mensajes del agua” afirma que el pensamiento humano, las palabras, la música, las etiquetas en los envases, influyen sobre el agua y ésta cambia a mejor absolutamente. Si el agua lo hace, nosotros que somos 70-80% agua deberíamos comportarnos igual. Sus experimentos consisten en exponer agua en recipientes a diferentes palabras, dibujos o música y entonces congelarla y examinar la estética de los cristales resultantes mediante fotografías microscópicas.


2002.- Dr. Thomas Chalko, Universidad de Melbourne, ha estudiado el efecto de los colores del entorno el campo bioenergético y, por tanto, en la salud, por medio de analizar el aura a través del método de Fotografía Kirlian Computerizada.


2007.- Dr. George Crile, fundador de la Clinica Cleveland, considera que cada célula es como una diminuta pila eléctrica que genera su propia corriente por medios químicos y utiliza como conductor al sistema nervioso. Afirma que las enfermedades pueden diagnosticarse y prevenirse evaluando los campos de energía del cuerpo humano.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...