CENTENARIO SOLVEIG NORDSTRÖM (1923-2023)

CENTENARIO SOLVEIG NORDSTRÖM (1923-2023) - VER

POLITICA PRIVACIDAD

Política de Privacidad. - VER

07 mayo 2023

MEDICINA VIBRACIONAL



La medicina vibracional intenta el tratamiento de los humanos mediante las  energías puras. Esa perspectiva teórica se basa en la convicción de que el orden molecular del cuerpo físico, en el fondo no es más que una retícula compleja de campos de energía entrelazados. Y esa retícula energética, que representa el sustrato físico/celular, recibe organización y alimentación de otros sistemas energéticos «sutiles» que son los que coordinan la fuerza vital con el organismo. 


Existe, pues, una jerarquía de sistemas energéticos sutiles que coordinan las funciones electrofisiológicas y las hormonales, así como la estructura del cuerpo físico al nivel celular. Es a estos niveles sutiles,  fundamental-mente, donde tienen sus orígenes la salud y la enfermedad. Estos sistemas exclusivos de energía son afectados en gran medida por nuestras emociones y por el nivel de equilibrio espiritual tanto como por factores nutricionales y ambientales. Las energías sutiles modifican los patrones de reproducción celular tanto en sentido positivo como negativo 

 

Existe un aspecto de la fisiología humana que los médicos no han comprendido y cuya existencia reconocen de mala gana, y esta dimensión de la fisiología humana es el Espíritu en su relación con el cuerpo físico. La dimensión espiritual es la base energética de toda vida, porque es la energía del espíritu lo que anima el soporte físico. La conexión invisible entre el cuerpo físico y las fuerzas sutiles del espíritu encierra la clave para la comprensión de la íntima relación entre materia y energía, Y cuando los sabios hayan empezado a comprender la verdadera relación entre la materia y la energía, se habrán acercado al entendimiento de la relación entre la humanidad y Dios.

 

Con el tiempo llegaremos a descubrir que la conciencia misma es una forma de energía vinculada integralmente a la expresión celular del cuerpo físico. En virtud de lo cual, la conciencia interviene en la creación continua de la salud o la enfermedad.


En la naturaleza, muchas veces los patrones de orden se repiten a diferentes niveles jerárquicos. Si llegamos a desentrañar las leyes universales conforme se expresan en la materia a nivel microcósmico, nos habremos acercado al entendimiento del plano cósmico general.


 Cuando el humano haya llegado a entender verdaderamente las estructuras físicas y energéticas de las mentes y de los cuerpos, se hallará mucho más cerca de comprender la naturaleza del Universo y las fuerzas de creación que le vinculan con Dios.

 

La medicina ortodoxa ha iniciado ya, gradualmente, la exploración de los usos de la energía para el tratamiento de las enfermedades. De ahí el empleo de radiaciones para tratar el cáncer, el de la electricidad para paliar el dolor y reducir tumores, el de los campos electromagnéticos para estimular la curación de fracturas óseas, y el de los campos magnéticos para aliviar el dolor y la inflamación de la artritis.


El cuerpo físico posee ciertos circuitos de feedback autorregenerativo, como la «corriente de la lesión», que fomentan la reproducción celular y la reorganización de los tejidos cuando el organismo ha sufrido una herida. Es posible que existan en el interior de la célula y entre unas células y otras determinados sistemas electrónicos y de efecto semiconductor, que participen en los aspectos normales del crecimiento y de la reproducción celular.


La ciencia está desarrollando rápidamente nuevas técnicas de síntesis de imagen, como el escáner de tomografía computarizada, el de emisión de positrones y el de resonancia magnética nuclear, que son otras tantas ventanas abiertas sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro y el organismo, a disposición de la medicina.


Ciertos sistemas de fotografía Kirlian han permitido demostrar de manera reproducible el fenómeno llamado efecto de la hoja fantasma, cuya interpretación más plausible es que se trata de la imagen del cuerpo etéreo de un organismo viviente.


Tanto la fotografía Kirlian como los escáneres IMR permiten observar importantes fenómenos celulares y bioenergéticos porque producen frecuencias que entran en resonancia con las componentes naturales, celular o energética, de los organismos que se estudian.

La energía que emana de todos nuestros cuerpos (físico, energético, emocional, mental, espiritual) pone en movimiento determinadas vibraciones que determinan nuestra frecuencia y recuerda que la frecuencia interna “resuena” es decir atrae o repele frecuencias externas así que lo que experimentamos en nuestra vida no es una casualidad sino el resultado de nuestra vibración y frecuencia.

Todo pensamiento, intención, sentimiento, deseo o acto ¡Vibra! así que debemos darnos cuenta de ello y aprovechar nuestro libre albedrío para ELEGIR como queremos vibrar y en consecuencia como queremos vivir.

Así pues todos nuestros órganos tienen una frecuencia y esto ha sido comprobada pues en 1992 el Biólogo Bruce Tainio llevo a cabo el estudio de la frecuencia vibratoria del cuerpo humano y concluyó que un cuerpo sano tiene una frecuencia durante el día de 62 a 72 MHz y que cuando se reduce la frecuencia vibratoria de una persona, el sistema inmunológico se ve comprometido.

Si la frecuencia se reduce a 58 MHz, aparecen los síntomas del resfriado o la gripe, en una frecuencia de 55 MHz  empiezan las infecciones virales, a 42 MHz sobreviene el cáncer y a los 20 MHz se inicia la muerte.



Todo lo que comemos, ingerimos, inhalamos y nos untamos en nuestra piel tiene una frecuencia que afecta a nuestro cuerpo físico por ejemplo los vegetales frescos tiene una frecuencia de 15 MHz, las hortalizas de 12 a 22 MHz y hay alimentos que están por encima de los 50 MHz como el Cacao, el limón y el alga espirulina.

En cambio, los productos procesados, con químicos tóxicos y de origen animal tiene una frecuencia muy baja que afecta nuestra vibración FISICA y ENERGETICA pues los alimentos son la fuente de donde nuestro cuerpo obtiene los nutrientes necesarios para generar ENERGIA.

Por su parte los ingredientes de los cosméticos que utilizamos se absorben en mayor o menor medida por la piel de manera que también nutren o intoxican a tu organismo, suben o bajan tu vibración, de ahí la importancia de preferir cosméticos naturales, frescos, orgánicos y biológicos.

Así mismo cada enfermedad tiene una frecuencia y ciertas frecuencias evitan el desarrollo de la enfermedad y aniquilan virus y bacterias lo cual fue comprobado por el Dr. Royal Rife en los años 30´s.

Ahora bien nuestra frecuencia vibratoria no solo depende de nuestro cuerpo físico sino también de nuestros “otros cuerpos” pues así como “vibran” los alimentos también lo hacen los pensamientos y por ende las emociones, las acciones, las palabras  e intenciones (recuerda que los cuerpos SUPERIORES controlan a los cuerpos INFERIORES).

La relación mente, emociones y cuerpo está científicamente comprobada por muchos estudios así que decir que “Tus pensamientos se convierten en tu realidad” no es un cliché de la nueva era sino una certeza científica.

Nuestros pensamientos son producto de nuestra percepción, es decir de nuestra forma de ver las cosas, nuestra visión  o nuestra consciencia (aquello de lo que nos damos o no nos damos cuenta), por su parte las emociones son reacciones que nuestro cuerpo produce como consecuencia de los pensamientos y cada emoción tiene una diferente frecuencia vibratoria.

En el 1996 el Dr. David R. Hawkins (reconocido Psiquiatra, Escritor e Investigador) publicó un libro llamado “El poder contra la fuerza” en el cual nos ofrece un mapa de los campos de energía conocido como el “Mapa de la Conciencia”.




En este mapa Hawkins nos explica como los diferentes niveles de consciencia (visión) corresponden con ciertas emociones, ciertos filtros de percepción y  ciertos niveles de energía.  

Hawkins nos ofrece una escala que va del 0 (muerte) al 1000 (iluminación) en base a la cual podemos calibrar nuestra frecuencia vibracional es decir medirla en comparación con este patrón de referencias.

En el estado más alto de la escala (1000) se encuentra la iluminación un estado de unión o conexión con ese “algo” indestructible y más grande que todo pero conectado a todo (incluyéndote a ti mismo), puedes llamarlo Dios, espíritu, energía creadora, el poder de la energía o como decidas hacerlo.

En el estado más bajo (0) se encuentra la muerte.

Hawkins pudo determinar mediante pruebas kinesiológicas que el cuerpo físico se fortalece o debilita dependiendo del nivel en el cual nos encontremos así que cuanto más bajo estemos en la escala menos energía tendremos (estaremos en una frecuencia más baja) así que experimentaremos más pensamientos, más emociones negativas, mas enfermedad y carencia.

El Dr. Hawkins nos dice que: “Todos los niveles bajo 200 a la larga destruyen la vida en el individuo y en la sociedad y todos los niveles sobre 200 son expresiones constructivas de poder. El nivel decisivo de 200 es el umbral que divide las áreas generales entre fuerza y poder”.

Si nos manejamos por debajo de 200, nuestra consciencia es destructiva, negativa y no íntegra (no está completa). Hawkins llama estos niveles de consciencia “grados de falsedad” (fuerza) en contraste con los “grados de verdad” (poder) que son lo que están por encima de los 200.

Cualquier valor por debajo de 200 nos debilita para actuar así que se tiene que recurrir a la fuerza por lo cual nuestro cuerpo es más susceptible a enfermedades en cambio valores mayores a 200 nos empoderan y nos permiten ser dueños de nuestro destino.


* Vergüenza y la culpa “vibran” en 20 y 30 respectivamente y antes se ha que a 20 MHz se inicia la muerte.  

 

- Curación Energética. Gerber, Richard.

- El poder contra la Fuerza. Hawkins, David R.

- Energía, Vibración, Frecuencia y Resonancia. Uribe, Beatriz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por sus Comentarios:

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...