30 julio 2021

MAGNETISMO I

Desde la antigüedad se ha investigado sobre el cuerpo energético. Se diferencian las mediciones realizadas a través de la observación y experiencia personal efectuadas por personas con elevada percepción extrasensorial (EPS) y las ejecutadas en laboratorio a través de instrumentos técnicos. 

 

Existen referencias sobre el fenómeno del campo energético humano o el aura del cuerpo en 97 culturas diferentes, según las investigaciones de John White en su libro “La Ciencia del Futuro (Future Science)”.
 

Antecedentes

Desde hace unos 5.000 años la cultura hindú trabajaba con el cuerpo sutil y con la energía denominada Prana como fuente de la vida, a través de técnicas respiratorias, meditación y ejercicios físicos que les permitían alcanzar estados modificados de conciencia y longevidad.

En la cultura china (3.000 años a.C.) se utilizaba el término “Qi” o Chi para definir la energía que discurre por los canales sutiles de energía que recorren el cuerpo energético humano. Los maestros de QiGong utilizan el control de la mente para movilizar y controlar el Chi favoreciendo la salud y longevidad, así como para despertar el desarrollo espiritual.

En el año 538 a.C. la Kabala denomina a la energía como Luz Astral mientras que los Hebreos la llaman Ruach.

En la época griega se definía como Psique o Pneuma (la respiración de los dioses) y los Romanos como Espíritu.

500 años a.C. el filósofo occidental Pitágoras aceptó la existencia de la energía en forma de luz que puede producir diferentes efectos en el cuerpo humano. Pensaba que existía una energía universal penetrando todas las cosas de la naturaleza y que esa energía podía utilizarse para sanar a personas enfermas.

Las pinturas y esculturas cristianas muestran un halo alrededor de la cabeza de Cristo, así como de otros líderes espirituales. De igual forma, puede observarse este halo en estatuas o pinturas de Buda, así como en pinturas de muchos de los dioses hindús puede verse una energía o luz saliendo de sus dedos.

El magnetismo no surgió con Mesmer (Ver Franz Anton Mesmer). Su práctica se remonta a épocas inmemoriales.

El Dr. Edouard Bertholet (1883-1965) el más notable historiador en materia de Psiquismo, refiere lo siguiente al tratar sobre las curas en el antiguo Egipto:

"El papiro mágico, denominado "El gran papiro de Harris, conservado en el Museo Británico de Londres, escrito en lengua hierática, cerca de 3.000 años antes de Cristo, y traducido en 1860 por Chabas, registra claramente el proceso de esas curas".


 En el libro "Religión de los Espíritus" capítulo "Fenómeno Magnético" pag.157, Emmanuel, el autor espiritual, nos informa que:

(...) en el Egipto de Ramses, como se describe en el antiguo papiro ya se utilizaba el magnetismo curativo: "Coloquese las manos sobre el enfermo y calme el dolor, afirmando que el dolor desaparece".


En la tabla siguiente se recoge cronológicamente las investigaciones sobre  las energías y el campo energético humano, teniendo en cuenta sólo las más relevantes.

 

Siglo

Autor

Denominación

Concepto

XII

Boirac

Liebeault

 

la energía que poseemos los seres humanos puede dar lugar a la interacción de individuos separados por la distancia, pudiendo producir una influencia de bienestar o malestar

Finales XV-

principios XVI

Paracelso

Médico, Químico

Illiaster

Energía como fuerza de vida en la materia

XVII

Val Helmont

Matemático

Fluido Universal

Espíritu vital que penetra todos los cuerpos

XVIII

Mesmer

 Magnetismo animal

Los objetos animados e inanimados se podían cargar con este fluido, pudiendo ejercer mutuas influencias a distancia a semejanza del campo electromagnético

XVIII

Leibnizt

Matemático

Centros de fuerza

Los elementos esenciales del universo son centros de fuerza que contienen su propia fuente de movimiento

XIX

Wilhelm V. Reichenbach

Fuerza ódica

Propiedades semejantes al campo electromagnético, con la particularidad de que los polos opuestos no se atraen. Polaridad del cuerpo similar a los cristales.

XX

William Kilner

Médico

Campo energético humano

Podía observarse el aura energético a través de pantallas y filtros coloreados, pudiendo realizar diagnósticos de algunas enfermedades

XX

Dr. George Warr

Dr. Ruth Drown

Radiónica

Detección de las radiaciones de los seres vivos

XX

Wilhelm Reich

Psiquiatra

Campo orgónico

Estudio las alteraciones en el flujo de orgones del cuerpo humano y su relación con las patologías físicas y psicológicas.

Inventó el acumulador orgónico

XX

Lawrence Bendit

Phoebe Bendit

Médicos

Campos Energéticos Humanos

Campos de Salud que generan curación y desarrollo del alma

XX

Hiroshi Motoyama

Ondas de luz

Medición de ondas muy bajas de luz en personas que practicaron yoga durante años. Experimento realizado con cámara de bajo nivel lumínico

XX

Zheng Rongliang

Univ. Lanzhou China

Detector biológico

Medición de la energía que irradia el cuerpo humano

XX

Academia Ciencias Moscú

Biocampo o Bioplasma

Energía o fuerza vital del organismo

 

Ver detalle de investigadores y trabajos desde 1.500 a la actualidad en  

https://www.centroespiritaanafrancobenidorm.com/2021/07/campo-energetico-humano.html

 

Sin embargo, no se puede negar que Mesmer fue en realidad quien despertó la atención pública para los fenómenos magnéticos y provocó la intervención académica, agitando y creando controversias en torno al tema, aunque había sido acusado de métodos charlatanes y de extravagante.

 

La esencia del mesmerismo, que es el nombre con el que se llamaba la doctrina de Mesmer, está en las 27 proposiciones de su primera memoria impresa en 1779 (“Memóire sur Ia découverte du magnétisme animal), de las cuales las más importantes son las siguientes: 

1ª la influencia de las estrellas entre sí y en los cuerpos animados; 

2º el fluido universal es el agente de esta influencia; 

3ª se presenta esta acción recíproca sometida a las leyes mecánicas. 

4º Los cuerpos gozan de propiedades análogas a las del imán; 

5º Estas propiedades puede transmitirse a otros cuerpos animados o inanimados; 

6º La enfermedad es sólo la resultante de la falta o desequilibrio en la distribución del magnetismo por el cuerpo. 

 

A favor de la doctrina de Mesmer se pronunció el doctor Charles Deslon, un miembro de la Facultad de Medicina y discípulo  de Mesmer. Las hostilidades de la ciencia oficial le obligaron a rechazar completamente las teorías, a riesgo de ser expulsado de la Facultad. 

 

Para más detalles de su vida y obra ver biografía de Mesmer en el siguiente artículo

https://www.centroespiritaanafrancobenidorm.com/2021/07/mesmer.html

 

En 1787, el Marqués de Puységur (Armand Marie Jacques de Chastenet) fue llamado para atender a un campesino de 18 años que estaba en cama, afectado por una enfermedad pulmonar. Puységur lo magnetizó. "Cuál fue mi sorpresa, dijo, ver, después de media hora, que el paciente se hallaba profundamente dormido en mis brazos, sin convulsiones y sin dolor. Víctor, que así se llamaba el niño, había quedado en un estado de sonambulismo perfecto". Así, casualmente, Puységur descubrió al mismo tiempo el sonambulismo, la sugestión mental y la transmisión del pensamiento, plasmándolo en su obra "Tratado de magnetismo en doce lecciones (Traité du magnétisme en douze leçons)".

 

En 1826, Chardel, a quien debemos considerar como uno de los pioneros del magnetismo, presentó una obra muy interesante para la consideración de la Academia de Berlín, bajo el título "Esbozo de la naturaleza humana (Esquisse de la nature humaine), explicado por el magnetismo animal, sin lograr un pronunciamiento favorable por parte de los académicos.  

 

 En1819, surgieron dos magnetizadores notables, que, debido a los logros conseguidos y  la popularidad que obtuvieron, llevaron a cabo fácilmente el trabajo de su Predecesores. Ellos fueron:  Barón du Potet y Charles Lafontaine, ambos autores de interesantes libros y memorias.

 

El Barón Jules Denis Du Potet de Sennevoy (1796-1881) editor del Journal du Magnetisme, dirigente de la Sociedad Mesmeriana que escribió el libro "Tratado completo sobre magnetismo animal".

 


En 1841, el médico inglés James Braid, después de quedar profundamente impresionado por las experiencias de Lafontaine, sentó las bases del hipnotismo que, sin lugar a dudas, derivaba directamente de las investigaciones de Mesmer.

 

MAGNETISMO Y ESPIRITISMO

 

En el Libro de los Espíritus en el item 27 Allan Kardec  expone la pregunta:

 ¿Habría, de este modo, dos elementos generales en el universo: la materia y el espíritu?

“Sí, y por encima de todo eso Dios, el creador, el padre de todas las cosas. Dios, el espíritu y la materia son el principio de todo lo que existe, la trinidad universal. No obstante, al elemento material es preciso añadirle el fluido universal, que desempeña el papel de intermediario entre el espíritu y la materia propiamente dicha, demasiado densa para que el espíritu pueda ejercer una acción sobre ella.

Aunque, desde cierto punto de vista, se lo puede clasificar como elemento material, el fluido universal se distingue por algunas propiedades especiales. Si fuese materia de modo positivo, no habría razón para que el espíritu no lo fuera también. Está colocado entre el espíritu y la materia.

Es fluido, como la materia es materia, y por medio de sus innumerables combinaciones con esta y bajo la acción del espíritu, es susceptible de producir la infinita variedad de las cosas, de las cuales vosotros sólo conocéis una mínima parte. Dado que ese fluido universal, o primitivo o elemental, es el agente que emplea el espíritu, constituye el principio sin el cual la materia estaría en perpetuo estado de división y no adquiriría jamás las propiedades que le otorga la gravedad.”

Como se ha dicho, el hipnotismo moderno deriva directamente del mesmerismo, ya que había la necesidad de sustituir el nombre - magnetismo - que tanto rechazó causó a las susceptibilidades científicas y filosóficas de la época. 

 

Mesmer, aunque materialista, basó su teoría en el fluido universal, que es de una sutileza sin comparación y que penetra todos los cuerpos. Esta materia sutil es el agente del magnetismo. Tal concepción no sonaba muy bien a los oídos de los hombres de ciencia, que veían en ella algo sobrenatural. Pero como el fenómeno no podía ser cuestionado o negado, no había manera de cambiar su nombre y darles otra causa. James Braid podría definir el estado hipnótico como "el estado particular del sistema nervioso, determinado por maniobras artificiales, tendiendo a la alteración del sistema nervioso produciéndose la parálisis del propio sistema".

 

El miedo reverencial de los médicos en las academias se desvió de esa manera. Sin fluidos, sin materia sutil, sin agentes sobrenaturales, sino un estado fisiológico causado por la alteración del equilibrio nervioso —esto es lo que es el hipnotismo.

 

El hipnotismo fue así prestigioso a través de los tiempos por la ciencia oficial y relegó al magnetismo con sus pases, sus imposiciones y sus fluidos al montón de teorías, condenándolo como obra de charlatanería.

 

Mesmer afirmó que los efectos del magnetismo eran exclusivamente de orden físico, que el fluido obedecía a las leyes mecánicas y mientras que la mayoría de los magnetizadores vieron en él un fenómeno sujeto a leyes psíquicas y no físicas. 

 

Van Helmont no tuvo ninguna duda al afirmar que "los espíritus son los ministros del magnetismo", pero refiriéndose a los espíritus encarnados. De la misma la manera de Cahagnet se refiere a la respuesta de uno de sus sonámbulos, cuando se le pregunta si el magnetismo es una propiedad del cuerpo o alma: "es una propiedad del alma; el cuerpo es la máquina a través de la cual se filtra". 

 

 En el capítulo XIV de La Génesis en el ítem

33. La acción magnética puede producirse de varias maneras:

1º) Por el fluido del magnetizador, en cuyo caso se trata del magnetismo propiamente dicho, o magnetismo humano, cuya acción se encuentra subordinada a la potencia y, sobre todo, a la calidad del fluido.

2º) Por el fluido de los Espíritus, que actúan directamente y sin intermediarios sobre un encarnado, ya sea para curarlo o calmar un sufrimiento, sea para provocar el sueño sonambúlico espontáneo, o para ejercer sobre el individuo alguna influencia física o moral. Se trata del magnetismo espiritual, cuya calidad es proporcional a las cualidades del Espíritu.

3º) Por el fluido que los Espíritus derraman sobre el magnetizador, al cual este sirve de conductor. Se trata del magnetismo mixto, semiespiritual o, si se prefiere, humano-espiritual. Combinado con el fluido humano, el fluido espiritual le transmite a aquel las cualidades que le faltan. En esas circunstancias, algunas veces el concurso de los Espíritus es espontáneo, pero muy a menudo es provocado por la evocación del magnetizador.

 

El estudio de las propiedades del periespíritu, de los fluidos espirituales y de los atributos fisiológicos del alma, dice Kardec, abre nuevos horizontes a la ciencia, y da la clave de una multitud de fenómenos incomprendido hasta entonces, por falta de conocimiento de la ley que los rige - fenómenos negados por el materialismo, porque están ligados a la espiritualidad, y calificados como milagros o hechicerías por otros por otras creencias. 

 

Tales son, entre otros muchos, los fenómenos de la doble vista, de la visión a distancia, del sonambulismo artificial, los efectos psíquicos de la catalepsia y el letargo, la presciencia, los presentimientos, las apariciones, las apariciones del alma, la mente y el alma presciencia, presentimientos, apariciones, transfiguraciones, transmisión del pensamiento, fascinación, curas instantáneas,  obsesiones, etc. 

 

El sonambulismo natural o artificial, el éxtasis y la doble vista no son sino variedades o modificaciones de una misma causa. Esos fenómenos, así como los sueños, están en la naturaleza. Por eso han existido en todas las épocas. La historia nos muestra que se los conoce, e incluso se los explota, desde la más remota antigüedad. En ellos encontramos la explicación de una multitud de hechos que, a causa de los prejuicios, son vistos como sobrenaturales. LE 455.

 

El espiritismo y el magnetismo nos dan la clave de una multitud de fenómenos acerca de los cuales la ignorancia ha tejido una infinidad de fábulas, en las que la imaginación exagera los hechos. El conocimiento pleno de ambas ciencias –que son sólo una, por decirlo así–, al mostrar la realidad de las cosas y su verdadera causa, es la mejor prevención contra las ideas supersticiosas, porque revela lo que es posible y lo imposible, lo que se halla conforme a las leyes de la naturaleza y lo que sólo es una creencia ridícula. LE 555.


"10. En la encarnación, el Espíritu conserva su periespíritu, que es el órgano
de transmisión de todas las sensaciones. Para las que vienen del exterior, puede decirse que el cuerpo recibe la impresión, el periespíritu la transmite, y el Espíritu, el ser sensible e inteligente, la siente. Cuando el acto parte de la iniciativa del Espíritu, puede decirse que este quiere, el periespíritu transmite y el cuerpo ejecuta." 

 

11. El periespíritu no esta encerrado en los limites del cuerpo como en una caja. Por su naturaleza fluídica es expansible; irradia al exterior y forma alrededor del cuerpo una especie de atmósfera, que el pensamiento y la fuerza de voluntad pueden extender más o menos. De aquí se sigue, que personas que no están en contacto corporal, pueden estarlo por medio del periespíritu y transmitirse, aun a pesar suyo, las impresiones y a veces hasta la intuición de sus pensamientos." Kardec OP.

La voluntad de hacer el bien proviene del espíritu, que lo desea y quiere; esa voluntad está determinada por el periespíritu, el órgano sensible del espíritu, el cuerpo fluídico que lo envuelve y que es el intermediario de sus manifestaciones.

 El espíritu, la voluntad, el periespíritu, el fluido y el cuerpo físico son, pues, los elementos integrantes del fenómeno magnético.

El magnetismo, por lo tanto, es el proceso por el cual un ser humano, emitiendo los fluidos de su periespíritu, actúa sobre otro ser humano, así como sobre todos los cuerpos, animados o inanimados.

 

 FLUIDO MAGNÉTICO

Poseemos en nosotros mismos, mediante el pensamiento y la voluntad, un poder de acción que se extiende mucho más allá de los límites de nuestra esfera corporal. La oración por los otros es un acto de esa voluntad. Si es fervorosa y sincera, puede llamar a los Espíritus buenos para que acudan en ayuda de aquel por quien oramos, a fin de que le sugieran buenos pensamientos y le den la fuerza que necesita para su cuerpo y su alma. No obstante, también en este caso la plegaria del corazón lo es todo, pues la de los labios no vale nada. LE.662

 

Puede resumirse, según las observaciones de varios magnetizadores de la siguiente manera:

1. - El fluido magnético, que se escapa continuamente de nosotros, se forma alrededor de nuestro cuerpo una atmósfera. Al no estar impulsado por nuestra voluntad, no actúa sensiblemente sobre los individuos que nos rodean.  Pero en cuanto nuestra voluntad la impulsa y dirige, se mueve con toda la fuerza que le imprimimos.

2. - El fluido penetra en todos los cuerpos animados o inanimados.

3. - El fluido posee un olor, que varía según el estado de salud física del individuo, sus dotes morales y espirituales, y su grado de evolución y pureza. Es mejor decir, que el olor y la coloración del fluido están en proporción directa con el estado de evolución del alma o del espíritu.

Así, desde el punto de vista moral, los fluidos llevan el sello de los sentimientos de odio, envidia, celos, orgullo, egoísmo, violencia, hipocresía, bondad, benevolencia amor, caridad, dulzura, etc.; bajo el aspecto físico, son excitantes, calmantes, penetrantes, astringente, irritante, edulcorante, soporífero, narcótico, tóxico, reconstituyente, expulsivo; Se convierten en una fuerza de transmisión, de propulsión, etc. La imagen de los fluidos sería entonces la de todos los las virtudes y los vicios de la humanidad, y de las propiedades de la materia correspondientes a los efectos que producen.

4. - El fluido es visto por los sonámbulos como un vapor luminoso, más o menos brillante, y que puede tomar otros colores: azul, rojo, oscuro, etc. - no sólo, como ya se ha dicho, según la evolución de cada individuo, sino también como resultado de un estado accidental del alma, por razón de enfermedad física o moral.

Los medios en los que abundan los malos espíritus están, pues, impregnados de malos fluidos que el encarnado absorbe a través del periespíritu, al igual que puede absorber, a través de los poros del cuerpo, sustancias nocivas o curativas a través de los poros del cuerpo. Esto explica los efectos producidos en los lugares de reunión.  Una reunión es un foco de irradiación de diferentes pensamientos. Es como una orquesta, o coro de pensamientos, donde cada uno emite una nota. Esto da lugar a una multiplicidad de corrientes y la impresión que cada uno recibe a través del sentido espiritual, como en un coro musical cada uno recibe la impresión de los sonidos a través del sentido del oído.

5. - El fluido magnético no es el fluido eléctrico. Hay que señalar que gran  número de sonámbulos tiene verdadera sensibilidad por la electricidad.

 6. - El fluido se propaga a grandes distancias, lo que depende entonces, de la calidad de la fuerza del magnetizador, e igualmente de la mayor o menor sensibilidad magnética del paciente.

7. - El fluido también está sujeto a las leyes de atracción, repulsión y afinidad. No todos los cuerpos son igualmente buenos conductores; incluso hay algunos que son nocivos, por ejemplo, el cobre, que comunica malas cualidades al fluido que lo atraviesa, causando al paciente irritación e incluso quemaduras.

8. - Precisamente porque el fluido varía de un individuo a otro, a algunos magnetizadores les resulta más fácil curar ciertas enfermedades que otras. Sin embargo, bajo este aspecto no hay que olvidar que, además del propio fluido humano, otros fluidos dotados de diferentes propiedades, que aún no conocemos, puede intervenir en la acción magnética. Incluso antes de estar en condiciones", dice Sayão, "de hacer uso directo de estos fluidos, el hombre puede hacer uso de ellos, con buenos resultados, mediante la ayuda del los Espíritus protectores de la humanidad.

 9. — El estado atmosférico puede de alguna manera aumentar o disminuir la intensidad del fluido y, por lo tanto, la eficacia de la magnetización. El clima seco, especialmente en verano, es más favorable para acción magnética. Durante los días tormentosos, cuando la atmósfera está cargada de electricidad, es recomendable evitar la magnetización. Sonámbulos, en estas circunstancias, acusan, después de despertado, un marcado sabor a azufre.

10. — La cantidad de fluido no es igual en todos los seres orgánicos, variando según el especie, y no es constante, ni en cada individuo ni en individuos de una misma especie. Algunos, se encuentran saturados con este fluido, mientras que otros lo tienen en cantidad suficiente. La cantidad de fluido se agota y puede llegar a ser insuficiente para la conservación de la vida, si no se renueva por absorción y asimilación de las sustancias que lo contienen.

 11. — Los efectos de la acción de los fluidos en los pacientes son extremadamente variados, A veces es lento y requiere un tratamiento prolongado; otras veces es rápido, como una corriente eléctrica. Hay personas respaldadas con tal poder, que operan curaciones en algunos pacientes, sólo por la imposición de manos, o, incluso exclusivamente, por el acto de voluntad. 

El fluido puede proporcionar principios reparadores al cuerpo. La cura opera fortalecimiento y reequilibrio de moléculas insanas. Por lo tanto, el poder curativo estará en el razón directa de la pureza de la sustancia administrada; pero también depende de la energía de la voluntad que cuanto más grande sea, más abundantes serán las emisiones de fluidos y mayor será la fuerza de la penetración dará el fluido. También depende de las intenciones de quien desea realizar la curación, si hombre o espíritu. Los fluidos que emanan de una fuente impura son como sustancias medicamentosas alteradas.

 12. — La conexión entre el fluido magnético y los cuerpos que lo reciben es tan íntima que la fuerza física o química no puede destruirlo. Los reactivos químicos y el fuego no tienen ningún efecto sobre él. Varios experimentos fueron llevados a cabo por el profesor Reuss y el Dr. Loewenthal, médicos en Moscú, y repetido por el Barón Du Potet, que sometió a la acción del fuego y reactivos químicos objetos magnetizados, que, como intermediarios, habían producido sueño en sus pacientes. Presentados de nuevo estos objetos, después de ser lavados en alcohol, amoníaco, ácido sulfúrico concentrado, ácido muriático, etc., pacientes con ojos sellados volvieron a dormir. El mismo experimento se realizó con cera, azufre y estaño, fusionados, y con una hoja de papel reducida a cenizas, siempre con el mismo éxito.

 

El magnetismo no es un juego para la diversión de los curiosos; no es una ciencia ligera destinada a sólo aliviar un poco de sufrimiento. Es un estudio serio, profundo, que reclama, para llegar a ser provechoso, desinterés ilimitado, fe viva, amor inagotable por los demás. Con estos tres auxiliares, los seres humanos serán capaces de cosechar audazmente los frutos del árbol de la Ciencia; repeler la maldad y caminar a grandes pasos por el camino del progreso".

 

 

FÍSICA MODERNA: ENERGÍA OSCURA Y MATERIA OSCURA
 

ENERGÍA OSCURA

En cosmología física, la energía oscura es una forma de energía​que estaría presente en todo el espacio, produciendo una presión que tiende a acelerar la expansión del universo, resultando en una fuerza gravitacional repulsiva. Considerar la existencia de la energía oscura es la manera más frecuente de explicar las observaciones recientes de que el universo parece estar en expansión acelerada desde hace unos 6000 millones de años. La causa sería que la densidad de la materia ha seguido disminuyendo, mientras que la energía oscura ha permanecido constante. En el modelo estándar de la cosmología, la energía oscura aporta prácticamente el 68% de la masa-energía total del universo.

 

 

MATERIA OSCURA

El componente de materia oscura tiene bastante más masa que el componente "visible" del Universo. Actualmente, se estima que la densidad de bariones ordinarios y la radiación en el Universo equivalen aproximadamente a un átomo de hidrógeno por metro cúbico de espacio. Aproximadamente, solo el 5% de la densidad de energía total en el Universo (inferido de los efectos gravitacionales) se puede observar directamente. Se estima que en torno al 23% está compuesto de materia oscura. El 72% restante consistiría en energía oscura, un componente incluso más extraño, distribuido difusamente en el espacio. Alguna materia bariónica difícil de detectar contribuye a la materia oscura, aunque algunos autores defienden que constituye solo una pequeña porción.​ Aun así, hay que tener en cuenta que del 5% de materia bariónica estimada (la mitad de ella todavía no detectada) se puede considerar materia oscura bariónica: todas las estrellas, galaxias y gas observables reúnen menos de la mitad de los bariones que se supone debería haber. Se cree que toda esta materia puede distribuirse en filamentos gaseosos de baja densidad, formando una red por todo el universo, en cuyos nodos se encuentran los diversos cúmulos de galaxias. En mayo de 2008, el telescopio XMM-Newton de la agencia espacial europea encontró pruebas de la existencia de dicha red de filamentos.​

 

JESÚS: EL GRAN MAGNETIZADOR

Ver

https://www.centroespiritaanafrancobenidorm.com/2021/08/jesus-el-gran-magnetizador.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones

Reflexión 18/5/19

Ayuda al compañer@ en su camino. Acércate y ofrécele amistad. Pon a disposición de los demás la fuente generosa de tu amistad, ofreciendo...